sábado, 25 de septiembre de 2010

Telmex II

Resumen de las chicoaventuras del proceso de cancelación de un servicio que no sabía que tenía, que al principio Telmex tampoco sabía que yo había adquirido, pero que me cobraron en dos facturas y me dejaron viendo cuadritos.

Manual de Usuario para cancelar un servicio con Telmex:

1. Reciba una llamada un domingo en la mañana, cuando usted todavía se encuentra medio dormido y, sin saberlo, acepte un plan "completamente gratis".

2. Un mes después reciba en su factura telefónica un valor desconocido (y exorbitante) por concepto desconocido.

3. Llame a preguntar por dicho valor y reciba la siguiente noticia: "eso se debe a una llamada internacional" (que nunca se hizo puesto que usted no sabía que tenía dicho servicio). Este espacio de comunicación se puede prolongar más o menos una semana.

3.1 Al final de la semana de comunicaciones, reciba la siguiente respuesta: "En quince días hábiles le daremos respuesta" (siendo ya fin de mes, es decir, en 10 días le toca pagar factura y no le han resuelto el problema)

4. Reciba la factura del siguiente mes con el mismo valor misterioso. A pesar de su enojo, comuníquese otra vez con su operador de teléfono.

4.1 Después de una semana de comunicaciones con su operador telefónico reciba la siguiente respuesta: "Ah, no eran llamadas internacionales, es un servicio que usted adquirió con otra empresa que es proveedora nuestra"

4.2 Trate de no morir infartado.

4.3 Tome la decisión de cancelar ese servicio

(En el intermedio) Rebélese y no pague esa factura hasta que no le solucionen el problema.

(pero..) Reciba una llamada del departamento de cobranzas de su operador telefónico donde dice que si no paga "va a ser reportado a centrales de riesgo"

(y..) Salga corriendo a pagar la factura.

5. Llame otra vez a su operador de teléfono para solicitar la cancelación del servicio

5.1 Reciba la siguiente respuesta "si usted desea cancelar ese servicio se debe comunicar con la otra empresa (es decir, con los proveedores) porque ellos son los que manejan eso directamente".

5.2 Recuerde que debe respirar profundo

6. Con el sentimiento de ser un objeto, vuelva comunicarse con la otra compañía de teléfono para cancelar el servicio que usted no sabía que había adquirido, y menos con ellos.

6.1 Primer asesor (después de 5 minutos de verificar que usted si es usted y no un clon, un alienígena o algo aún más extraño): ¿Porqué desea cancelar el servicio? Explique detalladamente sus razones. Respuesta: Permítame la comunico con el área encargada.

6.2 Segundo asesor: ¿Por qué desea cancelar el servicio? Explique (otra vez) detalladamente sus razones. Permítame verifico sus datos (otra vez).

(Diez minutos después…)

7. Reciba la siguiente respuesta: "como usted ya pagó el servicio, puede disfrutarlo por este mes. Si después aún desea cancelarlo, entonces llame cinco días antes que se acabe el mes."

7.1 Respire y trate de controlarse. La violencia nunca es buena.

7.2 Pregunte por qué no puede cancelarse el servicio en este momento. Reciba la siguiente respuesta: Porque usted ya pagó por él.

8. Marque todos los calendarios de la casa y de la oficina, programe todas las alarmas de sus celulares, y de los ajenos también, y cinco días antes que se acabe el mes llame a cancelar el servicio.

8.1 Primer asesor (luego de verificar que usted si es usted): "¿Y por qué desea cancelar el servicio?" Explique por tercera vez las razones detalladas. Respuesta: Permítame la comunico con él área encargada de cancelaciones.

8.2 Segundo asesor (luego de verificar otra vez su humanidad): "¿Y por qué desea cancelar el servicio?"

En este punto puede mentarles hasta la madre y responder que usted ya no desea tener ningún vínculo con ellos, le aterra el tipo de servicio que prestan, es más, que va a hablar con todos sus conocidos para que se retiren, va a hacer propaganda en la televisión regional y nacional porque es la peor compañía prestadora de servicio de teléfono, que se aprovechan de la ingenuidad de las personas, que hacen negocios engañosos y proporcionan información falsa, que va a meter abogados, tutelas y que cuando termine el proceso, los dueños de la compañía no van a encontrar ni un par de medias limpias (y todo lo que pueda soltar tras tres meses de angustia y estrés).

8.2 Reciba al instante un número de cancelación y un "disculpe las molestias, estamos para servirle"

Todo lo que me habría evitado con un solo madrazo a tiempo.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Interprete, profesional en idiomas y en ¿ética?



Hablar de interpretación me trae a la cabeza el póster de la película The Godfather, con las manos del titiritero moviendo a su antojo la vida de los demás. Así es un poco la vida de los intérpretes, tenemos en nuestras manos el destino de dos personas, de una situación, de una solución o un empeoramiento de un posible problema.

Me ha pasado algo muy curioso en el trabajo: cuando estoy interpretando en alguna reunión o conferencia tengo que estar muy pendiente de la terminología, del sentido, del contexto; lo normal para todo trabajo traductivo (interpretativo en este caso).

En ese campo todo va bien, sin embargo, últimamente he sentido un elemento agregado que, aunque he leído sobre ello y sé que se presenta, hasta ahora apenas he venido a ser consciente del mismo y a reflexionar sobre él: la interpretación en momentos estresantes.

En esta época en mi trabajo se están entregando las soluciones finales de ciertos proyectos, y se está haciendo una especie de acoplamiento. Los equipos que dirigen el acoplamiento pertenecen a tres países diferentes, ergo, son tres culturas y tres lenguajes muy diferentes.

En mi posición de traductora no hay problema, los textos son muy técnicos y la terminología es más o menos universal. El problema me ha surgido en mi papel de intérprete. El equipo de Colombia es el que les hace frente a los clientes, es el que da la cara por toda la empresa, por así decirlo, y los otros dos quipos son una especie de apoyo. El problema surge cuando esos dos equipos de apoyo no quieren someterse a la forma de trabajar de los colombianos, y digo “someterse” porque hay una especie de pelea de poderes. Pero ese es otro tema.

Esto causa que haya roces continuos entre los integrantes del equipo, y cómo hablan idiomas diferentes, yo tengo que estar presente en esas reuniones y ya va más de un madrazo el que me ha tocado escuchar (no contra mí, entre ellos).

Muchos me han preguntado qué como hago yo cuando las dos partes se ponen a pelear, y la verdad, es una pregunta difícil de responder porque eso depende mucho del contexto de la pelea. He tenido peleas entre ingeniero y cliente por alguna tontería (porque si se analizan bien, las cosas verdaderamente graves no generan peleas, siempre se pelean por tonterías) y en ese caso lo que hice fue no traducir las palabras alzaditas de tono que empleaba el cliente, ni los sarcasmos medio hirientes del ingeniero. La parte buena fue que como ambos se tiraban con una sonrisa en la boca, fue más fácil para mí envolatar las groserías porque la parte corporal no estaba tan marcada (y tiempo después me di cuenta que evité una trifulca mayor porque esas dos personas en particular no se la llevaban).

También me tocó otra pelea en medio de una situación ya de por sí estresante, con dos partes que estaban cansadas pues habían pasado la noche derecho, estaban presionadas por un proyecto que debían entregar, y ninguno de los dos estaba muy complaciente qué dijéramos. Aquí el problema fue que las actitudes corporales no me permitieron envolatar la situación, ambos sabían que se estaban diciendo palabras fuertes, pero yo me limité a traducir la parte concreta “Necesita que hagas esto así y así” – “El problema es que esto así y así no se puede”, sin embargo la tensión estaba presente en el aire y yo sabía que estaba en una situación bastante delicada. Una palabra de más, una entonación equivocada y estallaba la guerra.

Otras peleas que he presenciado han sido menos fuertes, pero igual de delicadas las situaciones. Personas con mayor rango que tienden a querer dominar a personas de menor rango, personas de menor rango que quieren darle una lección a quien los quiere dominar, honorables personas de menor y mayor rango que sólo quieren indisponer etc.

Hasta el momento creo que me ha ayudado mucho mantenerme neutra, enfocarme sólo en el núcleo de la conversación y no tomar partido. Sin embargo, últimamente se está presentando una situación un poco más comprometedora.

El hecho de que estos tres grupos no se entienda tan bien es algo que ya se ha discutido y siempre se queda en que se va a mejorar, pero las mejoras no se ven. Uno de los líderes de uno de los proyectos me pidió ayuda al momento de traducirles las directrices a uno de los grupos en particular. Me pide que trate de hacerles entender que no es que ellos desconfíen de su trabajo ni que ellos lo hagan mal, sino que el cliente quiere que el trabajo se haga de una cierta forma.

Por una parte tiene razón, sé que la única manera de ellos sobrevivir es adaptarse a los requerimientos del cliente (que son bastante caprichosos en ciertos aspectos) y que la mejor manera es aprovechar el conocimiento que tienen algunos, lo cual significa modificar hasta cierta parte la forma de trabajar del otro equipo.

Por otra parte, lo que alega el otro equipo es que los procedimientos existen por una razón, y es el cliente el que contrató un cierto estilo de trabajo y deben respetarlo (lo cual también es verdad).

Esto me deja entonces en una posición aún más delicada, porque ambas partes me piden que haga entender a la otra sobre sus propias razones. Y aunque profesionalmente debo mantenerme completamente neutra (y de hecho lo hago), es difícil porque mi mente siempre apunta para la mejor forma de solucionar los problemas y cuando veo que alguien se enfrasca en una tema por puro y simple capricho, me empieza a enojar.

Yo sé que a veces no son caprichos sino que son formas de trabajo y aspectos culturales íntimamente arraigados en la personalidad. Sin embargo, mi mente también me dice que a donde fueres, haz lo que vieres, más si estamos hablando de que mi cliente quiere que las cosas se hagan de cierta forma (aunque no estoy 100% de acuerdo con eso de que el cliente siempre tiene la razón, porque la verdad es que como clientes, casi nunca la tenemos… por algo buscamos asesoría y pagamos por ella).

El problema de mantenerme neutra es que entonces estoy permitiendo que dos personas no se puedan entender (y, por qué no, hasta pelear, porque en las peleas a veces se llega a buenas conclusiones) pero si me meto a darle prioridad a alguien, puedo terminar en un lío aún peor.

El dilema que se me presenta es entonces de índole ético: ¿debo seguir siendo completamente neutra o debo tomar partido?... ese es el cáliz sagrado de la interpretación, y en realidad es muy difícil cuando uno se encuentra en medio (literalmente) de la pelea; porque no me gustan las peleas, y porque tampoco me interesa propiciarlas.

Profesionalmente la neutralidad es la ley, pero cuando en tus manos tienes la posibilidad de cambiar una forma de pensar, de ayudar a dos mundos a entenderse ¿sería irresponsable hacer uso de ese poder?

Sé que hasta el momento mi neutralidad me ha ayudado a salir invicta de dichos encuentros; sin embargo, me pregunto si aportar mi pequeño granito de arena, mi pequeño intento de conciliar estos dos mundos traerá más mal que bien.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Una tarde cualquiera

Miro el reloj y no avanza, las mismas cifras estancadas en esa pequeña pantallita de cristal son mi tortura cada vez que mis ojos se posan en ellas.

Me distraigo mirando por la ventana y veo el mismo panorama de siempre, personas trabajando, discutiendo, hablando, gesticulando. Algunos están concentrados; otros, como yo, miran hacia el infinito esperando que aquella idea esquiva les llegue y se materialice en acciones para plasmar en sus pantallas.

Veo más hacia el fondo, al lugar donde está la parte importante, donde están los elegidos. Me fijo en cada uno de esos pequeños cubículos que contienen poder… que creen contener poder. No puedo evitar una sonrisa mientras trato que no me pillen y vean que ya me quedé en blanco.

Miro a uno de ellos, siempre atento a lo que su trabajo le pide, muy cortés y muy cordial, sabe hacer amigos a su paso.

Miro al cubículo siguiente, allí está el otro, con su sonrisa de pájaro en la cara. Con ojos esquivos, con ego más grande que su espacio. Habla con ella, mira su escote, casi puedo adivinar sus pensamientos. Habla con el otro, sonríe pero se puede ver que es una sonrisa forzada. Pasa por delante de los suyos, lo saludan, siente que tiene el poder. Lo disfruta. No me ve cómo me río de su prepotencia mal adquirida, no me puede engañar, es un cero a la izquierda.

Miro un poco más allá, al otro cubículo. Su ocupante se nota cansada y estresada. Sin embargo, todos saben que es una de las que más trabaja. No en vano ha llegado donde está, así muchos crean que son estrategias mal implementadas. Sale un momento, habla con alguien, se distrae un momento. Supongo que está pensando en que hoy también se quedará hasta tarde.

Sigo mirando, evitando que descubran mi pequeño sondeo. Los otros dos cubículos están vacíos, aunque tampoco sé quienes son sus ocupantes. Parecen fantasmas que en un momento dado ves y al siguiente desaparecen.

Continúo con mi divagación visual mientras vuelvo a ver el reloj. Bueno, ya pasó media hora. Este pequeño recorrido visual ayuda a matar el tiempo, ayuda a distraerme mientras aparece alguno en busca de mi ayuda. Falta poco para poder salir.

Ahora mi mirada se posa en aquel cubículo especial… donde se concentra el poder completo. Ahí se encuentra él, con la experiencia pintada en su rostro. Amable pero distante. Entra, saluda, se concentra, se despide y se va. Eficaz, preciso.

Más allá veo a un grupo de personas en una reunión. Están todos callados, ensimismados… no creo que estén prestando atención.

La bahía, por el contrario, bulle de actividad… la actividad que podría tener una tarde que pasa despaciosa y sin ninguna novedad… para mí por lo menos. Los veo a ellos tres hablando, animados, como siempre, se ríen, hablan, están en su momento de descanso.

Los otros están concentrados en sus pantallas, ocasionalmente alzan la mirada para ver qué entretención les ofrece el mundo exterior, pero se dan cuenta que sus pantallas proporcionan mucha más diversión que la vida real y vuelven a ensimismarse.

Algunos caminan de arriba abajo, hablan, miran, se desperezan. Una jornada completa sentados cansa el cuerpo y la mente. Son dinámicos por naturaleza, se les ve salir a tomar un poco de aire fresco, y evitar un rato este aire artificial que respiramos aquí. Ellos me caen bien, porque su vida no gira en torno a una sola actividad. Con ellos me puedo reír y desperezarme un rato, puedo distraerme.

También puedo ver a quien anda vagando como fantasma, como que no encuentra grupo fijo y se la pasa buscando quien lo puede aceptar. Sabe que su presencia sobra, que es un mal soportable, que en realidad se le tolera por respeto. Su vida consiste en un eterno deambular tratando de encajar. Sabe que nunca lo logrará.

También veo las miradas de amor que se cruzan algunos. En lugares tan pequeños la vista se agudiza y los sentimientos no pasan desapercibidos. Cuando creen que nadie los está mirando, bajan la guardia y se puede ver en sus ojos todo ese cariño que se profesan. Como siempre, los comentarios rondan por ahí, malintencionados, pero prefiero no prestarles atención. Me gustan los finales felices y espero que a ellos se les permita tener uno.

¿Qué más veo? … Veo que sigo sentada, tratando de que el tiempo vaya más deprisa mientras escribo esto, soñando despierta frente a mi pantalla. Esperando que llegue la noticia que anhelo. En mi cabeza los planes se materializan, los sueños cobran vida, las emociones y anhelos se hacen realidades que me ayudan en esta tarde de tedio.

Miro otra vez el reloj, y una sonrisa se me escapa. Ya falta poco para irme. Sirvió mi pequeño vagabundeo mental.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Banditas caseras para puntos negros

Hace unas semanas una amiga mía me envió este video con una sencilla receta para hacer banditas caseras para los puntos negros.

La ensayé y aunque a mí no me funcionó (o tengo la cara limpia, o no tengo puntos negros o están muy escondidos)a mi mamá y a mis hermanas si les sirvió.

La idea es arrancar todos los puntos negros y limpiar la piel, sin embargo hay que tener en cuenta que antes de empezar es mejor lavarse la cara con agua tibia, para quitar la grasa y abrir los poros, y al terminar, se laven bien la cara con agua fría, para cerrar los poros.

El video está en inglés, así que pongo la receta en español para los que no entendieron :)

Ingredientes:
- Una cucharada sopera (de la de tomar sopa, no la de servir sopa) de gelatina sin sabor
- Una cucharada sopera de leche
- Un pincel

Se revuelven estos dos ingredientes en un recipiente que se pueda poner en el microondas, debe quedar medio arenosito. Luego se pone 10 segundos en el microondas (vigilen la potencia, porque mi microondas lo tenía bajito de potencia, entonces me tocó ponerle 20segundos). Cuando lo retiren, revuelvan bien. Debe quedar cremosito, ni muy aguado ni grumoso.

Con el pincel esparzan suavemente en el área de la cara que desean limpiar. El truco aquí es aplicar la cantidad correcta; como diríamos aquí: ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre, es decir, no mucho porque queda gelatinoso (como textura de moco en plena gripa) y así no se adhieren los puntos negros, ni tampoco poquito porque queda una capa muy delgada que se deshace.

Yo recomiendo dos piceladas generosas, y esparcirlo muy bien. Luego dejan secar por unos 5 o 10 minutos (de hecho, si se seca antes de cinco minutos, malo porque pusieron muy poco, si van 10 minutos y no se ha secado, malo porque entonces pusieron demasiado) y proceden a retirarlo.

Esto se debe retirar como se retiran las banditas normales: de un tirón, aunque cada quién tiene diferentes umbrales de dolor (yo me lo tengo que retirar de a poquitos porque lloro si me halo muy duro). Los puntos negros deben quedar adheridos a la bandita y la cara debe quedar más limpiecita. Recuerden lavarse con agua fría para cerrar los poros y evitar más mugre.

Es como les digo, a algunas personas les funciona y a otras no, pero es divertido intentarlo. De esa misma chica pueden encontrar en youtube más videos sobre consejos de belleza, como rizarse el cabello de forma sencilla, como hacer mascarillas sencillas, maquillaje y depilación de cejas... todo un video tutorial para parecer reinas sin salir de casa.

Los emoticonos



Los emoticonos, así llamados por la combinación de las palabras emotion icons (en español: íconos emotivos) son aquellos muñequitos que a pesar de popularizarse con los medios virtuales como ICQ (creo que así se llamaba), Messenger, y otras aplicaciones electrónicas (chats de gmail, facebook, correos etc), ya eran utilizados a mediados del siglo IXX en manuales de operadores de código morse.

Sí, también me sorprendió encontrar que en realidad estos muñequitos han existido entre nosotros desde hace mucho tiempo, puesto que a finales del siglo IXX ya se utilizaban en escritos humorísticos casuales. También se han encontrado evidencias del uso de emoticonos en discursos antiguos. Llama la atención el caso del discurso escrito de Abraham Lincoln (la transcripción que hizo el New York Times) en el cual se encuentra el siguiente dibujo ";)"; sin embargo, existe una discusión sobre si es un error de tipografía o si es un emoticono. Luego, más o menos en 1973 los teleprompter utilizaban signos como -) para indicar lengua en la mejilla (es decir, ironía o una broma).

Más o menos en 1981 Scott Fahlman de la Universidad Carnegie Mellon propuso el uso de los caracteres :-) para indicar alegría y :-( para indicar tristeza o disgusto, debido a que muchas veces, en los foros internos de la universidad, cuando alguien hacía un comentario que pretendía ser gracioso, algunos no lo entendían. Pronto se volvieron muy populares y se extendieron por todos los foros de Arpanet (el primer internet) y Usernet.

Luego de esto han aparecido muchas más variaciones a estos primeros emoticonos, desde la combinación de más caracteres, pasando por los emoticonos que toman inmediatamente la forma deseada (es decir, no hay que voltear la cabeza para entenderlos) llegando hasta los nuevos de hoy en día, que vienen con movimiento y hasta sonido (smileys y emotisounds).

Mucho se ha hablado sobre estos muñequitos: que son un entorpecimiento del lenguaje (porque intentar hablar por Messenger con un joven de unos 14 años es pasarse 15 minutos descifrando lo que quieren decir los emoticonos, para luego tratar de descifrar lo que quiere decir el adolescente) que son una aberración, que dañan la comunicación etc

Sin embargo, si se utilizan de forma prudente y precisa pueden servir como apoyo a la parte comunicativa que las letras por si solas no pueden recrear: las entonaciones y emociones.

El acto comunicativo es tanto oral como visual, es decir, si tienes al frente al emisor/receptor, es muy difícil que un mensaje se malinterprete (aunque casos se dan… no todo es perfecto). Aún en el teléfono, con la supresión de la parte visual, las entonaciones de la voz ayudan a transmitir el mensaje de forma mucho más exacta.
Sin embargo, en ausencia de la parte visual y oral, es curioso como una frase escrita puede malinterpretarse o puede que su verdadera intención no se llegue a transmitir. Varias veces me ha pasado que intento decir una frase con cierto sentido (ya sea irónico o chistoso) pero no se toma de la misma forma, o me han escrito frases que, sin su debida entonación, no tienen el efecto esperado.

En este caso llegan los emoticonos como los perfectos salvavidas de la comunicación escrita. Personalmente me parecen muy útiles para expresar ciertos sentimientos que de otra forma toman mucho tiempo. A pesar que no uso mucho el msn, me gustan los emoticonos que hay allí porque me permiten expresar diferentes niveles de sentimientos como la risa, la tristeza, la sorpresa, seleccionando cada emoticón según el grado de sentimientos (por ejemplo, para la risa normal tengo un muñequito que se ríe calmadamente, para una risa mucho más estridente tengo uno de un muñequito que se cae de la risa).

Es curioso porque para los occidentales, la esencia del mensaje del emoticón va en la boca : ) (alegría) : ( (tristeza) :-* (beso), etc, mientras que para los orientales la esencia está en los ojos ¬¬ (sospecha, o ironía), ^^ (alegría), >_< (enojo) - . - (durmiendo). Esto se debe porque en el mundo occidental tenemos en cuenta al rostro como una sola unidad comunicativa, por lo tanto los ojos la nariz y la boca son un todo al momento de hacer una expresión. En el mundo oriental, debido a que son menos tendientes a hacer demostraciones emotivas en público, los ojos ganan fuerza, y se convierten en el enlace comunicativo. Sin embargo, estos emoticonos orientales están ganando mucho terreno en el mundo occidental (claro que lo mejor es cuando te ponen un emoticón de esos y no la captas.... todo un rollo).

La Real Academia de la lengua ya tiene reconocida esta palabra, pero como entre allá y acá siempre habrá diferencia, aqui también se conoce como emoticón o emoticones: (Del ingl. emotion, emoción, e icon, icono, infl. por el esp. icono). 1. m. Inform. Símbolo gráfico que se utiliza en las comunicaciones a través del correo electrónico y sirve para expresar el estado de ánimo del remitente.

Lo que no me gusta de los emoticonos es su abuso, cuando por ejemplo alguien en el msn te saluda con muñequitos brincando, saltando, letras del abecedario y encima te manda un guiño… la comunicación deja de ser tan agradable… o cuando en programas más simples te saludan con: -Hola :) :S :P ¬¬ ^^ :D... ya deja de ser divertido.

En fin, no estoy en contra de su uso ni tampoco me parece que dañan el lenguaje, de hecho me parecen una ayuda muy valiosa en las conversaciones instantáneas donde se necesita transmitir un sentimiento que es muy difícil transmitir a través de las palabras. Es posible que eso implique que el lenguaje se está volviendo facilista… bueno, no el lenguaje, nosotros, y es verdad, porque antes que pensar cómo darle fuerza a una frase que debe ser enviada YA mismo, nos valemos de un muñeco que transmite el sentimiento con mucha más eficacia. Esa discusión ya se la dejo a los expertos, por ahora sólo los utilizo con la moderación necesaria para pasar el mensaje indicado ;D (¡es que son bastante útiles!)

viernes, 10 de septiembre de 2010

¿Mes del amor o amistad?

Septiembre, mes del amor y la amistad: este es el mes del juego amigo secreto, ese jueguito en el cual todos ponen sus nombres en una bolsa y sacan al azar un papelito, a esa persona que saquen deberán darle dulces de forma secreta, sin que sepa quién eres tú, y luego el día del amor y la amistad (este año no sé si es 16 o 17 de septiembre) se hará una gran fiesta donde se descubrirán y se dará un gran regalo a ese amigo secreto.

Hace como cuatro años que yo no juego esto. Es extraño, porque en la universidad nunca nos preocupamos por eso, y este año gracias a Telmex no tengo plata para jugar.

Uno de los indios que se apuntó para jugar no entendía bien en qué consistía el juego y me pidió que le explicara, yo le expliqué y me dijo: ¿pero y si me toca un hombre?, yo le dije que no había problema, que él iba a ser su amigo secreto, me miró con cara de espanto, como diciendo “yo no soy homosexual”… cuando le entendí no me pude controlar de la risa, pero le expliqué que ese juego no era nada romántico, era simplemente un juego de amigos y me preguntó ¿entonces porqué se llama amor y amistad? (plop)

No había pensado en eso, puesto que uno simplemente juega y ya, no importa si sale hombre o mujer. Y aún más, cuando en los últimos tiempos se ha vuelto una fecha tan comercial. Ya comenté que en Colombia adoptamos la fecha febrero 14 como día de San Valentin o Día de los enamorados, pero que continuamos con la celebración del día del amor y la amistad (que esta vez se enfoca más en los amigos, aunque deberían ver las filas para los moteles ese fin de semana…)

En fin, fue difícil explicarle la diferencia entre ambas fechas, porquen para ellos la palabra amor es única y exclusivamente entre parejas, los amigos se tienen cariño, aprecio, respeto, pero no precisamente “amor” como lo entendemos nosotros (y como muy erróneamente lo muestra la propaganda, con corazoncitos y serpentinas rosadas). Sin embargo, como vamos, ya no se va a celebrar día de nada, sino que tendremos fechas para que gastemos más en un poco de cosas que, a la final, quedarán en el cesto de la basura.

Telmex

No había podido escribir porque he tenido muchísimo trabajo, a pesar que ya acabaron las clases, mi trabajo de traducción aumentó en cantidades increíbles. Respecto a eso me fue muy bien, me calificaron en 3.7/4 por mi desempeño y a todos los empleados les quedó gustando mucho el curso. Se está implementando un programa que se llama English Friday, para que todo los viernes, a partir de las 12pm hasta las 6pm sólo se pueda hablar inglés en la oficina, esto con el fin de proporcionar un espacio relajado para la practica y obligar a la gente a utilizar sus conocimientos (sin embargo, con esto yo tengo un cierto recelo que comento en otro post).

Pero eso no es lo que voy a comentar en este post, aquí voy a hablar de algo que me pasó esta semana con mi compañía proveedora de cable, teléfono e Internet: Telmex.

Su logo (como los de todas las empresas) reza que tienen el mejor servicio, la tecnología de punta y el mejor servicio al cliente… y la verdad nunca había tenido problema con ellos, hasta hace un mes.

Todo empezó cuando hace dos o tres meses me llamaron a decirme que Telmex tenía ahora un convenio con Telecom con el cual, marcando con el 9 o 09 todas las llamadas nacionales me quedaban con cargo fijo, es decir, mi factura no aumentaba porque quedaba como telefonía local. Hasta aquí todo bien, empezamos a llamar y no había ningún problema, la primera factura de julio llegó normal entonces me despreocupé, hasta que llegó la factura de agosto… ¡con 50.000 pesos de más por un minuto de llamada!

Claro, aquí me dio el ataque y llamé a preguntar qué había pasado (porque para empezar, el número ni siquiera lo reconocemos en mi casa) y tomaron mi solicitud, me dieron un radicado y que esperara. Casi a las 2 semanas me llegó una carta donde decía que ellos tenían que esperar respuesta de Telecom puesto que ellos son sus proveedores de telefonía, y que tenían 15 días hábiles para responder. Como la fecha de pago ya estaba por vencerse, llamé a Telmex a ver qué hacía en ese caso cuando me salieron con esta joyita: pague que si alguna cosa el error se le reconoce y el saldo queda a su favor (¡!). Aquí yo le dije a la operadora que si me estaba diciendo que pagara por un error de ellos que cuando se dieran cuenta que metieron la pata me devolvían el dinero, la señorita me dijo: sí.

Terminé más enojada, me rebelé y no pagué la cuenta (presintiendo que venían más problemas), cuando esta semana llegué a la casa y me dice mi papá que habían llamado de cobranzas de Telmex, una señora bastante alzadita de tono (grosera) exigiendo que si no pagaba, iba a cobro jurídico… (y eso que fue sólo un mes…) inmediatamente llamé a la línea de atención al cliente y, aunque el muchacho que me atendió fue muy querido me dijo las siguientes noticias:

1. Telmex nunca ha tenido un convenio con Telecom para marcar con 9 o 09 a llamadas nacionales (es decir, ¡me embaucaron!).
2. La llamada de 50 mil pesos es una llamada internacional (plop) y en la factura de septiembre también aparece otra por el mismo valor (plop x2) es decir, ya eran 100 mil de más, más las dos facturas más los intereses (plop x4).
3. Me tocaba pagar, si o sí, porque aparte de la amenaza de cobro jurídico estaba también la suspensión del servicio, y reactivarlo costaría mucho más.

En conclusión, me tocó pagar casi el triple de lo que tengo presupuestado pagar para una factura de estas, cancelar las llamadas nacionales y (que no sabía que tenía) internacionales, y esperar a que se dignen responderme sobre esas dos llamadas internacionales (casi un mes a partir de esta semana).

Menos mal fui precavida y tenía un poquito de plata guardada para imprevistos. Sin embargo no quedé nada contenta con lo que mi papá me contó del trato de la señora de cobranzas, con lo cual levanté la queja de que las transacciones de negocios la deben hablar directamente con la titular, es decir, conmigo, no con nadie de mi familia (¡es que hay gente atrevida!) y pues, tengo las quejas por las llamadas internacionales que nadie hizo.

A pesar que este es el primer problema con Telmex me pareció bastante feo porque prácticamente me tocó pagar por errores de ellos, y tengo que esperar un poco de tiempo para que se dignen responder… ahh nosotros los usuarios estamos en la olla: juegan con nuestra plata y encima somos los culpables!!

domingo, 5 de septiembre de 2010

Happy Birthday

Esta entrada la escribo un día después porque ayer las múltiples ocupaciones no me dejaron (la importante...) y no quería dejar pasar la oportunidad de hacer el homenaje.

Ayer fue el cumpleaños de mi hermana y el mío. Nop, no somos gemelas, nos llevamos dos años de diferencia (mis papás tienen buen tino) y compartimos un día muy especial.

22 y 24 primaveras no se cumplen todos los días, y no se cumplirán nunca más. No puedo hablar por ella, pero le deseo muchos éxitos en todos sus planes, yo sé que ella es una mujer demasiado inteligente que está destinada a cosas grandes.

Por mi parte, ¿qué puedo decir? (me quedé en blanco...) este último año ha sido de tantos cambios que no puedo ni empezar a describirlos, sin embargo, estoy contenta con el resultado. Las cosas no se han dado como he querido, pero han sido buenas y no me puedo quejar. He logrado las metas que tenía establecidas, estoy empezando con las metas nuevas.

Mis 24 años se presentan en medio de una etapa de cambios, en medio de un nuevo comienzo que poco a poco me lleva hacia lugares que nunca imaginé conocer, me lleva a gente con quien nunca me imaginé relacionarme, me lleva a descubrir cosas de mí misma que no creí que poseía. Mis 24 años llegan después de un año de revelaciones, llegan después de un año que siento que he crecido.

No pretendo dármelas de la madura, porque sé que me falta aún mucho camino por recorrer, pero estoy contenta con lo que he logrado, y ya estoy luchando por mis nuevos objetivos.

Mis 24 años... happy birthday to me!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails