domingo, 6 de marzo de 2011

De ladrones y otros demonios

¡Hoy tengo rabia, impotencia y mucho miedo! Todo gracias a un ladrón desgraciado que me robó mi bolso.

Anoche salí con unas amigas a celebrar los grados de una de ellas. Llevé un bolso pequeño, con mi cédula, mi mp4 (que tiene varios datos personales), mi tarjeta del banco, mi celular y las llaves de mi casa. Llegamos al lugar donde nos íbamos a quedar y nos sentamos. Yo puse mi bolso en mi silla, debajo de mi chaqueta, pero luego me iba a poner la chaqueta y pasé el bolso para la silla de mi compañera. lo puse debajo del bolso de ella.

En algún momento necesité mi celular y busqué mi bolso, y no lo encontré. Buscamos en el piso, en las cercanías de la mesa y nada. Una de ellas me prestó el celular y llamé a ver si depronto lo escuchaba cuando oh sorpresa... me contestaron.

El que me contestó tenía acentico de nea, de malosito, y me dijo que el bolso ya era de él (será gay el tipo) y que dejara de molestar. Me ofrecí pagarle por mis papeles (mandándole madrazos por dentro) pero sale y me va diciendo: Sabe que, yo tiré/voy a tirar su bolso en la 33 (la avenida donde estábamos) y si me sigue llamando a ·"$%$%&/ voy a donde usted está y la levanto a bala...

En este punto la educación, los buenos modales, el instinto de conservación y cualquier otro sentimiento se esfumó como por arte de magia y me regué a decirle al tipo que viniera si era tan machito, que si a mi me entraban las balas, a él también, que era lo peor que había dado el mundo.. y así varias cosas que no recuerdo (y que tenían vocabulario mucho más subido de tono) de la rabia. En ese momento salieron el señor gerente del lugar donde estábamos (creo) y una de mis amigas, el señor me dijo que si quería llamar a la policía, y yo le dije que sí. Justo en ese momento venía pasando una patrulla de policía, les contamos lo que pasó y nos ofreciern acompañarnos a buscar el bolso.

Aquí hago la acotación que fue mi primer paseo en patrulla de policía, pero que por obvias razones, no disfruté. En fin, recorrimos toda la vía, pero eso era buscar una aguja en un pajar (confiando en la palabra del ladrón... ¡ilusa yo!). El caso es que los policías fueron tan amables como inútiles, simplemente me dijeron que pusiera el denuncio y bloqueara la tarjeta (que no tenía ni una semana de haberla recibido).

Tengo miedo porque en mi mp4 había mucha información personal, de esas que cualquier persona guarda en sus dispositivos USB. No sé si estoy muy paranóica con lo de la seguridad de la información, pero desde anoche no he pegado ojo pensando que como tienen mi dirección y mis llaves, van a venir a mi casa y nos van a secuestrar o hasta nos pueden matar (y ese es el escenario más light).

Claro, estamos durmiendo con los pasadores de la puerta puestos y, aunque yo ya puse el denuncio (menos mal ya se puede hacer por internet) sigo con susto por si cogen mi cédula para hacer cosas raras.

Yo sé que las cosas en Medellín están difíciles, que hay muchos robos por todos lados, pero hasta el momento yo vivía tranquila y confiaba en la gente. Posiblemente debí haber estado más atenta a mis cosas, pero y si me hubieran atracado con arma de frente ¿qué?. Son cosas que se pierden y se pueden recuperar, sinceramente espero que no me traiga problemas a largo plazo, en especial con la cédula que la necesitaré pronto para hacer varios trámites, pero sigo enojada primero porque me da rabia con la gente que toma lo que no es suyo y segundo porque el desgraciado ese me amenazó (ya conté que si me tratan suave, colaboro, pero si me tratan de forzar, sale la pantera).

Sí, sí, la situación está difícil, sí sí, hay mucho desempleo, sí sí no hay garantías.... pero eso no justifica tomar lo que no me pertenece. Anoche me la pasé deseando que la cabeza de ese tipo quedara bajo una llanta en la autopista (y, otra vez, fue el pensamiento más light) pero ya esta mañana empecé a pensar que en realidad sólo fueron cosas materiales las que me quitaron (aunque potenciales de meterme en problemas), pero sigo con mi vida, estoy sana (aparte del colon inflamado por el susto) y pues, puedo seguir adelante... ¿no?. La justicia divina, karma, ying yang o lo que sea que cause el equilibrio, hará que el tipo ese pague por lo que hizo no sólo a mi... porque seguro no he sido la única (sí, exagerada, yo sé, pero ¡es la primera vez que me roban algo!) y la verdad, no me voy a desgastar más pensando en lo que pude/debí haber hecho y enfocarme en lo que necesito hacer en adelante.

Ya tengo mi plan de acción: ir por mi nueva cédula (que entregan en 6 u 8 meses siendo de buenas), ir por mi nueva tarjeta del banco y cambiar la cerradura de la puerta de mi casa. Sólo me resta esperar que no hagan mal uso de la información en mi mp4 (mis amigos me dicen que seguro ya llenaron eso de regueton o lo vendieron para comprar bazuco o algo así) y ¡dejar de escuchar esa voz rasposa que se me quedó metida en la cabeza!

2 comentarios:

  1. Que situación fea y a un poco peligrosa (el haberte puesto a discutir con el ladrón), afortunadamente estás bien y eso es lo importante. A cambiar la cerradura hoy a primera hora. Un abrazo y muchos ánimos en los trámites.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Jejeje... sip, ponerme a discutir no fue lo más inteligente, pero el tipo creo que estaba trabado o le dio miedo (como no) porque me colgó... en fin, estoy muy estresada con esta situación y la odisea para pedir un duplicado de cédula es inmensa. Ya cambiamos las cerraduras, menos mal, y pues, por lo menos la situación no pasó a mayores. Gracias por tu comentario! Saludos!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails