miércoles, 20 de febrero de 2013

Salisbury y Bath Spa

O la historia de cómo la nieve trastornó nuestros planes de visitar Stonehenge.

Este fue le primer viaje del año nuevo y el primero en pleno inverno nevado. La verdad era que yo estaba muy emocionada por viajar con nieve porque quería ver los paisajes blancos de los que todo el mundo habla. Generalmente pongo problema para levantarme temprano (y temprano es a las 9am) y aún mucho más si me piden levantarme a las 5am, pero ese día iba tan contenta con la posibilidad de viajar en la nieve, que me levanté sin esfuerzo (aunque alcancé a dormir un ratico en el tren).

La calle nevada en la madrugada es bastante curiosa, me hizo recordar múltiples historias y películas de terror. Pero igual, ¡yo iba contenta!


Algo bastante curioso es que cuando hay nieve, no se siente tanto frío, en comparación a cuando, por ejemplo, la nieve se derrite. Pero, por si las moscas, yo iba bien abrigada.


El chiste del tren, cuando salímos de Wolverhampton y pasamos al "country side", era que estábamos entrando a Narnia. Y, honestamente, no parecía chiste. La cantidad de nieve en los árboles y bosques era increíble. El espectáculo era impresionante, paisajes blancos salpicados de algún poco de color gris o ríos casi congelados.



La idea era ir primero a Salisbury, tomar un bus que salía hacia Stonehenge, pasar allí un rato, en las piedras y luego regresar a la estación e ir a Bath Spa, otra ciudad cercana. Pero desde que llegamos a la estación de Birmigham (donde se hacen casi todos nuestros transbordos) empezamos a ver que la cosa no iba a ser tan sencilla, dos trenes cancelados, varias horas de espera y cuando por fin llegamos a Salisbury... Stonehenge estaba cerrado por la nieve.



No nos quedó de otra que recorrer Salisbury, cuya mayor atracción turística era la catedral. Hacia allí nos dirigimos, caminando con mucho cuidado porque la nieve empezaba a volverse hielo, y no es ningún chiste caminar sobre la capa de hielo. Yo ya me caí dos veces de la forma más chistosa posible.




La parte más divertida de este viaje fue ver la cantidad de muñecos de nieve en las calles. Yo ya hice mi primer muñequito de nieve en la primera nevada, pero obvio que me quedó deforme. Estos eran mucho más agradables a la vista y ciertamente mucho mejor construidos.



Salisbury es una ciudad pequeña pero bonita, aunque sólo recorrimos el camino de la estación a la catedral y de regreso, pasamos por varios puntos interesantes. También, y gracias a que ella se metió en un video que estaba haciendo para mi familia,  aquí nació una nueva tradición en nuestros viajes: grabar diferentes episodios de un programa titulado "Hola Familia de Kate", con mi querida compañera Ber, quien es la presentadora y va hablando de diferentes cosas que vemos. Son videos bastante graciosos que quizás algún día suba por aquí.




Luego, tomamos el tren a Bath Spa, la siguiente ciudad que visitaríamos. Están relativamente cerca la una de la otra puesto que el tren tomó cerca de media hora en dejarnos en la estación.



De esta ciudad tampoco sabía nada. Sólo lo que me habían contando mis compañeros que en las novelas que ellos leían, Bath Spa era casi siempre la ciudad que se mencionaba como la ciudad de los ricos. Las familias ricas de Londres tienen allí sus casas y castillos. Y es muy cierto que hay unas casas majestuosas. La arquitectura es preciosa y entre los árboles, a las afueras, logramos ver unas fincas grandísimas.

Bath Spa deriva su nombre del antiguo asentamiento romano llamado Aquae Sulis. Las aguas termales que allí brotan fueron usadas por los romanos como baños, y aún se conserva la estructura de dichos lugares. Los baños romanos son una atracción imperdible puesto que cuenta paso a paso la historia de los antiguos romanos asentados en Gran Bretaña, la construcción de Aquae Sulis y su conservación a través del tiempo.




Debajo del edificio principal están las ruinas intactas de los baños y una parte que me gustó mucho fue un pozo de los deseos. Estaba lleno de moneditas que brillaban con la luz de los reflectores que había encima. La foto no le hace mucho honor al espectáculo, pero más o menos así se veía.


Luego seguimos paseando por la ciudad, y encontramos una calle llamada "Gay Street" la cual caminamos hasta llegar a una especie de jardín redondo central rodeado de casas preciosas. Aquí jugamos mucho con la nieve, tanto que hasta una de mis compañeras quedó herida cuando otro le lanzó una bola de nieve que se fragmentó y le dio en un ojo. La cosa no pasó a mayores y seguimos jugando y grabando videos.





 El muñeco de nieve más grande que he visto hasta ahora, más o menos de mi estatura. Me habría gustado ver cómo lo construían.


En la noche regresamos a Wolverhampton, pensando que aunque no vimos Stonehenge, pasamos un día divertido. Por cierto, Stonehenge sigue dentro de los lugares que habrá que visitar pronto.

Cardiff (Caerdydd) en Gales

Este fue otro de los paseos de la universidad. De hecho fue el segundo paseo (y estas son las horas que vengo a publicarlo) y creo que ha sido una de las ciudades más bonitas que he visto en el Reino Unido.

Este paseo fue bastante especial por varias razones: porque conocí bien a muchos de mis compañeros que hoy en día son grandes amigos (en especial con quienes seguí saliendo a más paseos), porque era uno de los últimos días del otoño, con un día de sol precioso y , particularmente, porque en la mitad del camino me di cuenta que iba para otro país y había dejado mi pasaporte en la casa.

Menos mal íbamos con el bus de la universidad y aquí no ponen mucho problema en las fronteras, pero fue muy chistoso porque la mitad del viaje me la pasé pensando en todos los posibles escenarios desde el que me hacían devolver a Wolverhampton hasta el que me deportaban por andar sin papeles.

En fin, que quitando la paranoia mayor, la primera cosa curiosa que vi fue que en el bus de la universidad había baño... pero baño en la parte de abajo. Los buses intermunicipales que conozco allá en Colombia tienen el baño en la parte de atrás. Pero este lo tenía en la mitad del bus y había que bajar unas escaleritas. Yo estaba justo en la silla del frente de la puerta del baño y pude tomar esta foto.


El viaje duró unas tres horas, llegamos a un parqueadero donde nos dieron instrucciones de cuándo regresar y cuándo se iban los buses. Luego nos dejaron ir a caminar por el centro de la ciudad. Para llegar allí había que cruzar un parque precioso y el río que cruza la ciudad. La vista era magnífica.





En Gales los idiomas oficiales son el Inglés y el Galés, y todos los letreros deben ir en ambos idiomas.





Una de las principales atracciones era el castillo que estaba en medio de la ciudad, sin embargo, por el poco tiempo disponible que teníamos, tuve que elegir entre ver el castillo o ir al puerto, y como yo prefiero el agua, tomamos un bus de turismo para ver la ciudad mientras íbamos al puerto.





Estas son algunas fotos del paseo en el bus turístico.









Esta imagen es la bahía de Cardiff (Cardiff Bay), específicamente el Wales Millenium Centre, me parece que vi oficinas de la BBC y una especie de teatro. Estaba también la tienda de recuerdos donde compramos postales.

La bahía es preciosa, el sol de ese día hacía el agua brillante y con el cielo azul, era todo un espectáculo. Aunque hacía bastante frío.










Luego tomamos el bus turístico para volver al centro de la ciudad porque el bus de la universidad salía temprano. Sin embargo, fue un paseo bastante encantador, porque recorrimos la ciudad en bus y caminamos por la bahía. Muy agradable.






Este fue uno de los recuerdos que compré, ¡un sticker con mi nombre en dinosaurio!


Y por último, la última foto del bello parque. Me habría gustado ver esta zona cuando nevó, pero ya será en otra ocasión.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails