lunes, 18 de febrero de 2013

Manchester

Esta es una entrada que tenía en borrador desde hace rato, así que aprovecho el día de hoy para actualizarla y publicarla.

Manchester... otra ciudad que sólo conocía en referencia a su equipo de fútbol y porque es muy fría... eso me habían dicho. Pues, a parte del fútbol y del frío (que no era tanto) encontré que es una ciudad bastante atractiva. De hecho, la combinación entre arquitectura antigua y moderna la hacen una muy buena opción para la vista cuando se camina por sus calles.





La primera parada fue el estadio del Machester United. Mis amigos entraron al estadio para hacer el recorrido. Como yo ya había hecho ese mismo recorrido en Barcelona (y honestamente, todos los estadios son la misma cosa) me quedé afuera con los otros que no estaban interesados en el fútbol.

De ahí, volvimos caminando al centro de la ciudad y encontramos la calle del museo de historia de Manchester. Antes, sin embargo, paseamos por el río donde se observa la parte moderna de la ciudad, esta parte me gustó mucho.


El museo al que entramos era el museo de guerra y sociedad (o algo así) donde había una exposición sobre la guerra a lo largo de los siglos. Esta foto siguiente muestra una de las columnas del World Trade Center, o más bien, lo que quedó de una de las columnas de una esquina de la torre. Se muestra cómo el fuego y el combustible del avión lograron debilitarla lo suficiente para tumbar el edificio.


Este es un carro que sufrió un atentado con una bomba (no recuerdo si la bomba estaba dentro de este carro o fue daño colateral).


Más fotos de la caminata por el río y por la parte moderna de la ciudad.



Luego nos dirigimos en tren al centro de la ciudad, que es más bien pequeño, y donde la arquitectura se empieza a devolver en el tiempo.






Como fuimos en diciembre, vimos un mercado navideño precioso. Allí probé el queso Gouda original holandés y me dañó el gusto por todos los quesos porque ¡qué cosa tan buena! También probé galletas holandesas (sí, en nuestro grupo de amigos hay un holandés y ese día se divirtió de lo lindo haciendo de intérprete y nosotros felices comiendo todo lo que nos ponían por delante) y tomé más glühwein (vino tinto caliente alemán).



Es una ciudad muy bonita, y definitivamente vale la pena ir. Ahora en marzo tengo que volver para pedir mi visa para Portugal. Vamos a ver qué tanto cambia de invierno a primavera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails