lunes, 28 de mayo de 2012

Continente de contrastes

Y de los mismos creadores de "qué frío tan horrible" llega esta temporada "no me aguanto el calor"...

Creo que el único aspecto que realmente extraño de mi casa es el clima. Un clima no muy caluroso, no muy frío y constante todo el año.

Las estaciones son muy bonitas, no digo que no. Cuando llegué en septiembre todo era soleado hermoso. Luego en el otoño era bonito ver los árboles ponerse doraditos y cuando las hojas se caían. Luego en el invierno... bueno, fue raro porque aquí hubo sol y cielo azul todo el inverno, y eso me enredó mucho porque yo tenía que salir muy abrigada a pesar del sol, y claro, cuando veía por mi ventana el cielo azul, creía que estaba haciendo calor, pero la temperatura estaba tranquilamente en 5ºC...

La primavera ha sido más fría que el propio invierno. De hecho pude volver a ver nubes y sentir lluvia (ya se me había olvidado cómo era jejeje). Ahora, parece que el calor llegó del golpe, y aquí estamos, con unos deliciosos 25ºC a la 1pm.  Estas noches han estado increíblemente tibias y nos cuentan que nos preparemos para el verano, cuando este pueblo se vuelve un sauna gigante!

Entonces, si no es el frío polar, es el calor infernal. Estos contrastes tan grandes no me gustan para nada. Pero bueno, supongo que es parte del paseo. Aunque mi paseo no parece querer mejorar. De un calor immpresionante voy para otro frío peor.... continente de muchos contrastes!

En fin, ayer aprovechando el hermoso día (y el calor) que hacía, fui con mis amigos a la playa de Badalona, de la cual ya hablé el año pasado. Esta playa es preciosa y me encanta porque no se llena tanto. El problema estuvo en que el agua estaba fría congelada, de eso que te duerme y todo el cuerpo. A media tarde era soportable, pero luego se nos ocurrió la idea de volvernos a meter a eso de las 6pm... y si estuvimos 10 minutos fue mucho. Del frío se me adormecieron las piernas. ¡Creo que nunca me había metido a un mar tan frío!

De aquí rescato que un compañero llevó una cámara sumergible y nos la pasamos intentando hacer tomas submarinas. A pesar del agua fría, la curiosidad por tener una foto subacuática pudo más, entonces pasamos un rato muy divertido intentando aprender cómo tomar las fotos, cómo posar, cómo abrir los ojos y cómo cuadrar el ángulo.

Bueno, creo que hasta aquí dejo el reporte meteorológico/quejumbroso de esta semana :)



Preparando el viaje II: la odisea de viajar en India

Para viajar en India hay que tomar un curso intensivo de ¿cómo me movilizo estando allá? con énfasis en "Convirtiendo divisas de forma adecuada", "Cuidado que no lo timen" y "Evitando los ataques acardíacos".

No exagero cuando cuento que planear el viaje al Taj Mahal desde Calcuta ha sido todo un entuerto, en especial cuando tienes que aprender a conocer el sistema de trenes, conocer el sistema de las listas de espera, conocer las mejores rutas y darte cuenta que el viaje más corto entre lugares "cercanos" es de tres horas... (a mi no me gusta pasar tanto tiempo encerrada en ningún medio de transporte).

Pero empecemos por el principio. La idea de conocer el Taj Mahal surgió porque, bueno, quién sabe cuando podremos volver y hay que aprovechar que estaremos allá un tiempito. Además, es una de las maravillas del mundo y sería lindo tener esa experiencia.

Resulta que desde Calcuta, la mejor forma para llegar al Taj Mahal (que queda en Agra, una ciudad como a 5 horas de Nueva Delhi) es por tren, porque en avión sale un poco costoso. Empezamos a mirar las páginas del tren y cuando logramos comprender cómo funcionan (y aprendimos a no impacientarnos con su lentitud) entonces encontramos los trenes que necesitamos. Primer golpe: el más rápido se toma 20 horas en llegar!!

Bueno, luego de ese primer choque, empezamos a hacer cuentas que necesitaremos cuatro días, dos para ir y dos para volver, entonces la idea es quedarnos en Agra un par de días (para descansar y ver bien el Taj) y luego continuar con el viaje. Pero oh, cuando entramos a comprar los tiquetes... resulta que quedamos en lista de espera!

Esto es gracioso porque el problema no es quedar en lista de espera, el problema es que la misma página lo advierte: si la lista no se mueve, se le devuelve su tiquete. Sin embargo, las probabilidades que la lista de espera se mueva son altas, aunque eso no quiere decir que usted se pueda acomodar en la clase que inicialmente compró.... entonces, tengo que esperar a ver si por algún milagro divino un porcentaje alto de gente cancela y rogar para que mi hermana y yo obtengamos tiquetes en (tatataraan) 2da clase!

Los trenes que van de Calcuta hasta Agra sólo tienen 2da clase, 3ra clase y sleeper. 2da y 3ra tienen aire acondicionado y  4 o 6 literas por carrito (pero por las fotos, se ve más cómodo el tren de cercanías de Barcelona) y sleeper es donde van todos juntos sin aire acondicionado. Entonces, al comprar en lista de espera, si se mueve, me garantizan un puesto en el tren... pero puede ser en sleeper... y... por más "aventurera" que sea (que en realidad no lo soy) pasar 20 horas en una olla hirviente... no es precisamente mi idea de viaje (en este blog se pueden ver fotos de lo que hablo).

He hablado con algunas personas que han ido y me dicen que aunque al principio es duro, luego uno se da cuenta que lo material está sobrevalorado y uno aprende a vivir las cosas sencillas de la vida. El problema es que yo vengo muy mal acostumbrada a la comodidad y a las cosas buenas, y pensar que me toca hacer semejante sacrificio por ir a ver el Taj Mahal... me pone a dudar.

Y quizás si me quedara más tiempo, iría (porque tengo que tener en cuenta las 12 horas de ida y vuelta), pero por ahora no he resuelto el tema de permiso aquí, entonces no puedo quedarme mucho tiempo allá. No sé, creo que tengo que esperar hasta junio para decidir qué haré.

Creo que tanto preparativo (vacunas, recomendaciones médicas, saber el tipo de salubridad-o falta de- que hay allá, clima) me ha puesto un poco paranóica y me está predisponiendo. Estoy tratando de pensar bien las cosas y tener la mente abierta, pero es difícil cuando toda recomendación viene con un "cuidado" por delante...

jueves, 24 de mayo de 2012

Preparando el viaje: India

¿Preparar un viaje? no tengo idea qué es eso. Yo soy experta en decidir lo que quiero hacer a última hora y terminar metida en las vacas locas más raras del mundo.

El primer viaje no es la excepción. A mediados de junio tengo que ir a Besançon, Francia a ver las presentaciones de tesis de los Erasmus de segundo año, y hasta hace unas semanas no tenía ni idea de cómo iba a ir. Con una compañera planeamos el viaje juntas, pero por esperar tanto nos salió un toque carito. Aunque, hay que ver el lado positivo: vamos a ver a nuestros compañeros y, por ahora, de vacaciones!

A finales de junio viene el viaje largo. Resulta que la semana pasada llegó mi visa de turista para India, y (como buena acelerada) ya tengo los tiquetes. Me voy a finales de junio (unos días después de mi presentación de tesis) y dependiendo de unos asuntos legales, me quedo hasta mediados de julio. La idea es visitar a mi hermana en Calcuta, a una amiga en Mumbay y a otros amigos en Nueva Delhi... aunque no creo que alcance a hacer todo este recorrido. Igual, ya estoy contenta con saber que voy a ver a mi hermana y pues, ¡que voy para India!

La primera cosa que me di cuenta fue: ¡oh, que rico, mi vuelo tiene parada en Doha, Quatar!... ¿eso dónde queda?... luego me di cuenta que queda en el medio oriente y llegó mi segunda pregunta... ¿necesito visa?... Después de un fin de semana de pensar que me había precipitado mucho, el lunes llamé a la aerolínea y me dijeron que si me voy a quedar en el aeropuerto, no necesito visa, pero que si quería salir, necesitaba pedir un permiso a mi embajada (la de Colombia en España) porque eso dependía del tipo de convenio que hubiera entre ambos países. Como mi escala no es muy larga, me contentaré con ver el desierto desde la ventana.

Después de ese primer choque, me di cuenta que esta vez no puedo ir tan a la loca y he empezado a "planear" el viaje, porque aparte de la visa para entrar a India hay que tener muchas cosas en cuenta, desde tiquetes, idioma, costumbres hasta la más importante: cómo sobrevivir a las condiciones sanitarias del país y las medidas que hay que tomar desde tu lugar de partida.

La principal medida son las vacunas. A mi hermana le pidieron (exigieron) el certificado de la vacuna de fiebre amarilla. A mí aquí no me pidieron nada de eso, de hecho para la visa sólo me pidieron un formulario y el pasaporte. Entonces me quedó la curiosidad de lo de las vacunas y me puse a investigar en internet.

Resulta que hay países que son foco de infección de fiebre amarilla. Colombia e India son dos de ellos, por eso es necesario vacunarse. Pero como yo llevo viviendo varios meses en España, según los virólogos yo no soy portadora del virus, lo cual deja a mi libre albedrío ponerme o no esa vacuna.

Si por mi libre albedrío fuera, pues me evitaba esa inyección y ya. Pero yo me conozco, seguro termino pescando el bicho más raro de todos y luego seré la paciente cero del virus más extraño... así que mejor pedí cita en el centro de vacunas internacionales del hospital de Bellvitge y fui hoy.

En general, la atención en los centros sanitarios de aquí (a los que he ido) es buena. Hoy no fue diferente, excepto que me hicieron esperar más de lo necesario porque hubo dos urgencias y tres bebes enojones que no se dejaban vacunar. Luego me tocaba a mí, que después de escuchar gritos de dolor de los niños, ya iba un poco mosqueada.

Cuando llegué a la consulta me preguntaron mi destino, si iba a quedarme en las ciudades, a qué tipo de casa iba etc... y decidieron que aunque yo tengo varias vacunas, era necesario poner un refuerzo y la de la fiebre amarilla, así que terminé con cuatro vacunas (polio, tifus, hepatitis A y fiebre amarilla) y con receta para algunos medicamentos para diarreas, picaduras de insectos y las indicaciones de qué hacer en caso de enfermedad allá.

Si mi hermana no estuviera allá, y yo se que está bien, honestamente me habría entrado la paranoia... parece que uno fuera a la selva virgen, lejos de la civilización! Es verdad que las condiciones sociales distan mucho de ser las que conozco, pero tampoco hay que exagerar (eso espero).

Eso por el lado de la salud, ahora estamos organizando lo del alojamiento porque resulta que no me puedo quedar con mi hermana, puesto que ella vive en una Guesthouse contratada por la empresa, y no hay poder humano que yo (que ya he trabajado para ellos) me pueda quedar allí... estamos buscando alojamiento cerca a esa casa y tenemos dos en la mira. Ella debe estar allá en este momento mirando la residencia. Lo más importante para mi es que tenga baño privado y aire acondicionado. No necesito una suite del Waldorf ni mucho menos tengo exigencias de diva: con que sea limpia, con baño y aire, no me importa nada más. Ah bueno, claro está, que sea de un precio razonable y que quede cerca de donde vive mi hermana (jeje, bueno, si tengo varias exigencias)...

Y por último estamos planeando un viaje a conocer el Taj Mahal, pero no hemos empezado y yo ya tengo dolor de cabeza y estoy enojada... pero toda esa información da para otro post, así que mejor dejo hasta aquí.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Del ocio y demás actividades

Y bueno, ya era hora de volver por estos lados después de mucho estrés con la entrega de la tesis. Aún no canto victoria porque no es la entrega final y todavía falta que me devuelvan las correcciones. Pero mientras tanto tengo unos cuantos días de ocio que he ido aprovechando al retomar mis actividades de turista en una temperatura más adecuada para los seres humanos!

El fin de semana estuve en un pueblito precioso llamado Sitges. Queda a más o menos media hora de Barcelona y es un pueblito costero. Este pueblo se caracteriza por tener una arquitectura que recuerda a las casas de los españoles en Cuba, y es que cuenta la historia que cuando Fidel se montó al trono y expatrió a todos los extranjeros, muchos españoles tuvieron que salir. Pero con la nostalgia de lo que dejaron atrás, reconstruyeron sus casas al lado del mar, por eso este pueblo conserva la vista al mar y la arquitectura que tenían allá. Como yo nunca he estado en Cuba, y las únicas fotos que he visto son las de los hoteles y de la parte pobre, entonces no sabría decir qué tanto se parecen, pero puedo asegurar que es un lugar encantador.

Sitges también tiene otra peculiaridad, que ya me habían contado hace mucho tiempo: es un pueblo de homosexuales. Bueno, no todos, pero en su gran mayoría sí. Es el pueblo más cosmopólita de España, de hecho, su carnaval es, después del de Tenerife, uno de los más populares en Catalunya.

A no ser que sea muy evidente, la verdad yo soy más bien mala para distinguir a los homosexuales. A las lesbianas no las diferencio hasta que no es muy evidente y a los gays... tienen que ser muy explícitos para que yo pueda tener una idea, pero en realidad es muy difícil para mí detectarlos tan rápido como lo hace la mayoría de gente. Y, aunque ya sabía para donde iba en este pueblo, la verdad es que si no me lo dicen, jamás lo habría adivinado. La gente actúa tan naturalmente como en cualquier otro lado (lo digo porque también me estaba imaginando un poco algo así como "La jaula de las locas") y sólo de algunos me percaté que eran homosexuales porque iban (bastante) alborotados.

Me gustó este pueblo por su arquitectura, por lo relajado de su gente y, obviamente, por las playas. De por sí a mi me encanta la playa, aquí mucho más. No sé si es el hecho de tenerla cerca y, más importante, poder usarla ya, pero cada vez que puedo, me escapo al mar a gozar de un poco de sol, de playa y de mar.

Luego del paseo, que duró hasta la noche, regresamos al pueblo y terminamos la noche con una buena sidra irlandesa en el bar irlandés (jeje). Sobra decir que dormí como bebe.

Ayer estaba un poco aburrida porque no tenía nada para hacer y quería ir a Barcelona. Como mis amigos están todos agarrados de los pelos con la tesis, no tenía a nadie con quien salir, entonces decidí salir sola. Esto no me hace mucha gracia porque eso de caminar y vitrinear sola nunca me ha llamado la atención, pero era eso o quedarme encerrada toda la tarde...

Antes de salir, busqué qué había de bueno para hacer en Barcelona y entré en la primera página web que encontré. Ahí encontré un aviso del museo de cera y recordé que en Barcelona hay y que yo nunca había estado en uno. Además, con mi carnet de estudiante me hacía un súper descuento, así que agarré mi cámara y llegué al museo.

No sabía que me iba a encontrar (aparte de las figuras de cera) y debo decir que me sorprendió mucho lo bien organizado que está. Cada sala está ambientada según los personajes que muestra y hasta poseen efectos de luces y sonido para aumentar la experiencia. Entré a la sala de los personajes históricos donde vi las reproducciones de Napoléon, Enrique VIII, Ana Bolena, Fidel Castro, El Che, Hitler... luego pasé a la sala de los escritores donde había una bella puesta en escena del Quijote con Sancho Panza y Dulcinea, y a un lado estaban Shakespeare y Cervantes. Luego seguía la sala de los pintores con varias personalidades del mundo del pincel.

Más adelante estaba la sala de los cineastas y los actores, en forma de cubierta inferior de un barco. Ahí estaban Spilber, Indiana Jones (tan delgado que parecía que estuviera convalesciente), Julia Roberts y Richard Gere. Más adelante venían estrellas de la música y de la historia española, dentro de quienes más o menos reconocí a Sabina (o Serrat... no sé jeje) un torero famoso y creo que una bailarina de flamenco cuyo nombre no recuerdo.

Más adelante venían personajes históricos, reyes y santos, conquistadores y conquistados. Colón, Atahualpa, Jaume I, Cortez. Luego venía la sala de los científicos, Humboldt, Einstein, Marco Polo (bueno, no sé si era propiamente científico, pero ahí estaba).

Luego salas decoradas en forma de submarinos, cohetes, naves espaciales con el elenco de Star Wars, cuevas con cavernícolas, barcos piratas y por último la sala del terror, con algunos personajes de las películas y libros de terror más famosos.


Fue una experiencia bastante agradable y se nota que es un trabajo muy bien hecho. Algunas figuras si necesitaban un poco de retoque, mientras que otras daban miedo de lo reales que eran. Como fui una de las primeras en entrar, pude observar todo sin gente por ahí molestando, pero lo más chistoso es que a veces, entraba a una sala y me quedaba quieta tratando de tomar una foto, y cuando me movía, asustaba a alguien... a mí también me asustaron, un payaso en la entrada de la sala de cine y uno de los guías que estaba quietecito en una esquina y luego salió a orientar al pequeño grupo... y todos gritamos. Fue bastante chistoso.


Fue una tarde bastante agradable porque fue mi primera vez en un museo de cera, y es una experiencia que recomiendo totalmente para cuando tengan un ratico libre.




domingo, 13 de mayo de 2012

Inglaterra

Bueno, he estado bastante alejada de mi blog porque desde que llegué de Inglaterra he tenido que enterrar la cabeza en mi tesis. Pero hoy, aprovecho que terminé un pedazo de los experimentos y que estoy esperando a que lleguen mis amigos para inaugurar mi primera comida en casa (ya contaré luego) y me desatraso con las experiencias de mi viaje a Inglaterra (antes que se me olviden).

Dejé Barcelona bajo un sol hermoso y un cielo azul (y me iba ahogando con mi chaqueta y mi polar) y llegué al aeropuerto del Prat. Pasé por controles de inmigración (puesto que Inglaterra, al no ser parte del espacio Schengen, exige control de pasaporte. Esto parece no gustarles mucho porque el señor de pasaportes, al revisar el mío, dijo: "mejor que lleve todos sus papeles en orden, esos Ingleses molestan demasiado")

Cuando compré los tiquetes, no me fijé bien con cual compañía los compré (yo compro mucho a través de intermediarios) pero cuando estuve buscando la terminal, vi que la compañía se llamaba Bmibaby... sí, yo también casi me muero de la risa (y dle susto porque pensé que me habían timado) pero, a pesar de su nombre poco común, es de las pocas compañías (y yo creo que la única) que tiene vuelo directo Barcelona-Birmigham, es decir, vuelo de 2 horas, no como las otras que con las escalas me tocaba soportar un vuelo de ¡8 horas!

A pesar de ser una compañía de bajo costo, me gustó mucho el servicio. Los precios de la comida no eran caros y la atención fue muy amable. El viaje fue muy agradable, tanto que cuando aterrizamos, el piloto hizo chistes y hasta de pequeña guía turística, diciendo lo que podríamos hacer en Birmigham esa tarde lluviosa.

En el aire alcancé a ver Londres y la primera impresión fue "Dios mío que ciudad tan grande". Me pareció ver islitas, no estoy segura, creo que serán pequeñas construcciones en el Támesis (ese es el de  Londres... ¿cierto?)

Al llegar a Birmigham tuve un pequeño contratiempo en la entrada porque mis huellas no aparecían en el sistema. Aunque la señora fue super amable, me pidió que esperara que ella iba a revisar en otro sistema. El caso fue que pasaron como cuarenta minutos, auqnue yo estaba tranquila y estaba entretenida viendo a la gente pasar. Luego, cuando me quedé sola, me entretuve mirando el techo. Unos policías hablaban entre sí y me miraban, pero yo no les hice caso. Supongo que me habrán estado vigilando. Luego de mucho rato, llegó la señora, me dijo que muchas gracia spor esperar y ser tan paciente y que disculpara la demora, me dijo que las huellas no salían, pero que ella ya había revisado mi solicitud de visa y que no había problema. Selló el pasaporte y me recomendó ir a la poicía para registrar mi visa. Y me dijo "and Welcome to United Kingdom miss" jejeje, me sentí toda importante.

Luego, en el tren que me llevaba a Wolverhampton, le pregunté algo a una chica y al escucharme el acento me preguntó que de dónde era, empezamos a hablar y resulta que es ex alumna de la Universidad de Wolverhampton. Hablamos todo el trayecto y me contó lo que se puede hacer allí (que no es mucho tampoco). Luego llegué a Wolverhampton y busqué mi hotel. Era un  hotel un poco viejo, pero me gustó porque se veía bastante histórico.

Luego, fui a dar una vuelta (y agradecí mi chaqueta y mi polar) y compré algunas cositas para mi desayuno. Ese día que llegué había algo llamado Pub Crawl, que es una especie de día en el que todos los pubs abren y hacen esta especie de oferta a quienes compren camisetas distintivas. La camiseta es la entrada al pub y permite la estadía d euna hora o algo así y una cerveza o dos, luego, hay que ir a otro pub y así sucesivamente. A mi me habían invitado, pero teniendo en cuenta que había llegado cansada y que al otro día tenía que levantarme temprano, rechacé la idea (y lo más seguro es que haya otros cuando viva allá, entonces ya me desquitaré).

Al otro día fui a la reunión que tenía programada con mi asesor de tesis. Conocí su grupo de investigación (tiene todo un piso para sus oficinas) y realicé mis trámites universitarios. Me dieron el carnét estudiantil en 10 minutos (y ya lo estrené en cine) y me dieron las instrucciones para ir a la policía.

La policía queda en Birmigham, por lo que me tocó devolverme en metro (un trayecto recién construido en el 2008) y me quedé el resto de la tarde paseando por allá.

Al día siguiente tenía un reunión con los doctorandos del grupo de investigación, me quedé trabajando un rato y en la noche salí con una compañera de Erasmus que está terminando la maestría allí y nos fuimos a cine y a tomar cerveza. Vimos "The Avengers" en 3D con un súper descuento usando el carnet estudiantil (seré feliz allá).

Ya al otro día tenía que devolverme para Barcelona, así que dejé el hotel temprano y me dirigí al aeropuerto. Hacía mucho frío, pero me dio risa que todos los ingleses que iban para Barcelona estaban con ropa de verano, sandalias, vestiditos y ambiente festivo. Yo iba con frío y cuando llegué (a pesar del sol radiante) el viento lo sentía frío.

Este primer viaje me dejó una buena impresión, aunque ya vi que voy a tener problemas con el clima (es muy frío y siempre llueve). Habrá que esperar y ver. Por ahora, dejo esto consignado para que no se me olvide la primera experiencia! Y me voy porque ya llegan!









LinkWithin

Related Posts with Thumbnails