viernes, 17 de febrero de 2012

Y te metes en mi territorio

¿Me pasa sólo a mi o a ustedes también les fastidia cuando empiezan a ver a alguien metiéndose mucho en sus vidas?

Soy muy celosa de mi vida privada, con mi familia y amigos cercanos y con el pequeño mundo que constituye mi mundo. Díganme infantil, pero me hierve la sangre cuando alguien quiere estar siempre metido en mi mundo sin mi expresa invitación o cuando no entienden que yo necesito mi espacio (es una parte de lo que hablaba en mi anterior post).

Hay que cosas que son de uno, que le pertenecen a uno y que se debe pensar dos veces antes de cruzar ciertas líneas. Pero no, hay gente que las cruza sin siquiera entender lo que hace.

Recuerdo que cuando era pequeña (y no era sólo yo, mis hermanas también) conocimos a una niña que se nos pegaba mucho cuando en el colegio había actos familiares. Ella tenía su familia, pero siempre quería venir y abrazar a nuestros papás. A nosotras no nos gustaba mucho y mi mamá siempre nos decía: "pero sean tolerantes, quizás no tiene una buena relación con su familia". Nosotras (medio enojadas) respondíamos: ahh no, ustedes son nuestros papás, ella tiene los de ella, que los busque.

Recuerdo que yo me enojaba mucho con una foto que tenían mis papás en la que estaban cargando a una niña (al fin ni recuerdo quién era) y yo siempre les preguntaba sospechosa que quién era ella, que por qué la estaban cargando y que dónde estábamos nosotras. Ahora que recuerdo me da risa, pero no mucha porque de cierta forma, sigo siendo igual de posesiva con los míos (que por ahora son familia y amigos cercanos).

Creo que la misma incapacidad que tengo de confiar en la gente hace que mi círculo íntimo no sea muy grande, y dado que yo crecí con mis papás y hermanas (sin primos, tíos o abuelos) me he aferrado mucho más a ellos. Es por eso que me enojo tanto cuando viene alguien de afuera a desestabilizar mi mundo. Lo mismo me pasa con mi grupo íntimo de amigos, cuando entra alguien (así sea que lo invite yo) y quieren quedarse y echar raíces de forma impuesta.

El novio de mi hermana se llevó su buena racha de malhumor por mi parte cuando empezó a andar con ella y cuando se empezó a integrar a mi familia. En su momento no lo entendí, pero era mi reacción a tener que compartir a mi familia con alguien más, y aunque ahora estoy consciente que nuestra familia tiene que crecer y que eventualmente cada quien tomará su camino, sigue siendo difícil para mi aceptar la entrada de alguien más.

Pero cuando esa persona quiere venir autoimpuesta, quiere estar metida en todo lo que hacemos (sea por educación o por llamar la atención) no me despierta celos sino un sentimiento de invasión que me enoja. Lo malo del caso es que no puedo decir nada porque son personas con las que mi familia (de una u otra forma) debe mantener relaciones cordiales (o eso dicen ellos... es mejor ser cordial y no la groserus non sapiens que tiendo a ser). Pero sinceramente no sé qué hacer, mi actitud tiende a ser muy transparente y así quiera disimular se me nota en la mirada y en mis palabras.

Me da miedo pensar que yo sea una celosa enfermiza (¡que sé que no soy, pero que tal que así se empiece!) y de verdad que trato de ser tolerante, pero es que hay situaciones que simplemente me vuelan la tapa y hacen que quiera gritarle las verdades a algunos!!

¿Le pasa a alguien también? De verdad, ¡espero no ser la única!

1 comentario:

  1. A mi me pasa y no sólo con las personas si no con las cosas. Mi marido dice que soy infantil en ese sentido todo es mio,mio y de nadie más.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails