martes, 14 de agosto de 2012

Cápsula del tiempo

En la casa de mis papás hay una enciclopedia que se llama "El mundo de los niños". Son doce tomos dedicados a diferentes temas: cuentos infantiles, el cuerpo humano, botánica, animales, astronomía etc.

De esta enciclopedia aprendí muchas cosas (eran mis libros favoritos cuando era pequeña y todavía lo siguen siendo), desde hacer marionetas hasta cocinar postres sencillos. Mi papá siempre nos ayudaba con los proyectos, pero hubo un proyecto que siempre quise hacer y nunca pude: una cápsula del tiempo.


La sabiduría popular (aka Wikipedia) define una cápsula del tiempo como "un recipiente hermético construido con el fin de guardar mensajes y objetos del presente para ser encontrados por generaciones futuras." De mis vivencias en Colombia tengo muchos recuerdos, pero no tenía a nadie que me secundara en esto de preparar una cápsula y enterrarla (y creo que tampoco sabría dónde enterrarla). Por esta razón nunca puse en marcha esta idea.


Aquí en Barcelona, sin embargo, mis amigos sí que se animaron (de hecho fue una de ellas la que lo propuso y todos la secundamos) y decidimos preparar una cápsula del tiempo para nosotros mismos. La idea fue llenarla con mensajes, fotos y cartas y abrirla en 7 años (no recuerdo por qué este número de años). Nos divertimos un montón preparando el contenido y preparando los papeles para que resistieran agua y tierra.


 Oficialmente, y por motivos ambientales, decidimos poner la cápsula en una botella de fríjoles. El motivo extraoficial es que no había más nada a la mano y nos urgía enterrarla antes que todos se empezaran a ir.



Cuando la cápsula estuvo lista, elegimos una ubicación remota y hacia allí nos dirigimos para enterrar la cápsula. Me sentía en una misión secreta y creo que todos estábamos igual de nerviosos porque no parábamos de reírnos por lo bajito y de saltar al menor ruido que escuchábamos.


Cuando enterramos la cápsula, guardamos las coordenadas del lugar y nos alejamos de allí, pensando en qué nos depararía el futuro y si la cápsula la descubrían antes. Es curioso porque uno siente que acaba de plantar una semilla y ahora queda el tiempo de espera para ver si germina o si se daña.


También pienso en siete años que volvamos, encontremos la cápsula y podamos echar un vistazo hacia atrás, ¿qué tanto habrán cambiado nuestras vidas? ¿qué tantas de esas metas habremos cumplido? ¿qué tanto recordaremos lo que hoy nos hace reir?

Fue un momento muy divertido, en especial porque cumplí otro sueño de la infancia y con personas que han llegado a ser muy importantes para mi :)

2 comentarios:

  1. Que divertidoooooooooooooo, me encantó!!!
    Sabes que cuando Colombia cumplió sus 200 años yo esperaba con tantas ánsias la apertura de la cápsula del tiempo, como vivo fuera del país no lo pude ver, pero supliqué a medio mundo que me contara que mostraban en la tv jajajaja.
    Finalmente la abrieron y hubo muchas cosas (tu debes saberlo), pero yo esperaba otro tipo de cosas :S
    Espero que en 7 años nos cuentes que pasó al reunirse y abrir la cápsula que "plantaron"

    ResponderEliminar
  2. Niño colombiano que haya crecido sinel mundo de los niños no tuvo infancia jajaja
    Super esa idea, me parecería genial hacerla y que intirga en unos año no???

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails