domingo, 22 de agosto de 2010

Para los traductores-intérpretes


Zapatero a tus zapatos bien reza el conocido refrán y, aunque muchas veces he sido testigo de su eficacia, hoy fui testigo en mi propio campo: la traducción e interpretación.

A menudo en mi profesión me he sentido menospreciada o disminuida por personas que dicen saber dos o más idiomas. En mi trabajo muchos superiores se incomodan con mi presencia porque dicen que si ellos hablan inglés no es necesario que yo esté, y aunque sigo comprobando que no es verdad, a veces me dejan pensando si podrían tener o no razón (dudas existenciales que llaman).

Sin embargo, en ocasiones como hoy que fui receptor pasivo de la información traducida por un "intérprete" ad hoc me doy cuenta de la verdad que encierra dicho refrán.

Hoy tuvimos una especie de charla en la cual se nos dio una pequeña introducción a los aspectos culturales de la india tales como comida, matrimonio, trabajo etc, esta charla la dictó un oriundo de la India y otra expositora colombiana. Yo me rebelé y dije que iba en son de asistente, no de traductora, por lo tanto la expositora colombiana (que sabe inglés) se ofreció para ser la traductora.

Es muy gracioso cuando ya después de un tiempo en la profesión, mis chips inglés-español-inglés están finamente sintonizados, y a pesar que yo iba sólo a escuchar, mi mente no podía dejar de hacer las conversiones y reciclar la información para traducirla (es una técnica medio copiada-medio inventada que me ha servido para la interpretación en las reuniones).

Esta expositora sabe mucho inglés, tiene un manejo excelente en la parte comunicativa y ya ha tenido experiencia en el estudio de la cultura India, sin embargo, la interpretación es mucho más que eso. En una actividad de interpretación más que captar las palabras claves y construir nuestro propio significado, la idea es captar el verdadero significado de lo que el emisor está hablando, y transmitirlo con la mayor exactitud posible. Esto aplica de forma especial cuando hablamos de pequeños matices de entonación y apoyo gesticular que contienen en sí mismos una carga de significado bastante fuerte, en especial cuando hablamos de aspectos culturales.

Al principio de la conferencia el orador se presentó, comentó de donde venía y cuanto tiempo había estado trabajando en América Latina, aquí se fueron unos buenos 10 minutos mientras el orador rememoraba los países donde había trabajado y unos ciertos roles de apoyo que había desarrollado, la chica lo tradujo supremamente resumido diciendo "el se llama ****, viene de *** y ha trabajado ** años en América Latina"... todos se quedaron mirando con cara de "Aquí falta más..."

La conferencia siguió y el orador empezó a hablar del hinduísmo, de los principales dioses de esta religión y las historias que se le asocian a ellos. En un momento dado empezó a comentar que conceptos tales como los aviones, la televisión, la reencarnación (que creemos son conceptos de la nueva era), ya habían sido expuestos en los textos antiguos de los hindúes. La chica lo interpretó como que estos conceptos surgieron con base en los textos de los hindúes.

El orador habló sobre la poligamia, que era permitida mucho tiempo antes que los británicos colonizaran la India, la chica lo interpretó que ésta fue permitida a partir del momento que los británicos colonizaron la India.

El orador hablaba sobre el concepto de la comida para los Indios. La comida para ellos tiene un concepto de medicina, es decir, lo que ellos ingieren debe servirle al cuerpo y al alma (por eso la tasa de consumo de comidas rápidas y alcohol es relativamente baja allá), la chica interpretó que él iba a hablar sobre la comida medicinal (no muy equivocada, pero no es el matiz correcto).

Ya al final, no resistí más y como algunas personas de la reunión entendían otra cosa, continué ayudándola con la traducción, en especial en un tema bomba sobre la comparación cultural desde el punto de vista del trabajo-familia-educación (tema para otro post). No le quité su puesto de traductora porque no era mi exposición (ni se me pidió formalmente hacer ese trabajo), pero si me pidió ayuda en las partes difíciles y estaba pendiente que el significado fuera correcto.

Al final todos se fueron muy contentos por lo que aprendieron y se despidieron muy formales del orador. Sin embargo pequeños errores como estos, aunque parezcan inocentes, pueden llegar a causar una mala impresión de una cultura frente a otra (y todos sabemos que los temas más delicados de tratar son las exposiciones culturales en un ambiente multinacional) y de cierta forma pude notar que muchas de los significados cargados con matices culturales se perdieron debido a la falta de pericia del "traductor" para poder transmitirlos al público. En esta situación, me di cuenta del papel tan importante que tiene un traductor/intérprete en el traspaso del conocimiento (no es que no lo supiera, sino que a veces hasta uno mismo duda de su profesión) y me di cuenta que el entrenamiento que nosotros tenemos no va a ser superado NUNCA por alguien que sólo se limite a manejar el idioma.

Estos casos prácticos me gusta compartirlos porque sé que como yo, hay muchos allá afuera que a veces se sienten igual frente al desarrollo de nuestra profesión, en especial si trabajan en ambientes multinacionales, con algunos que se creen sobrados porque manejan un idioma extra. También me parece muy importante la especificidad de sentido y significado que sólo un traductor/intérprete puede brindar al momento de realizar una traducción/interpretación (valga la redundancia) esto garantiza no sólo el correcto traspaso de la información sino la reacción apropiada en el espectador (en la gran mayoría de casos).

1 comentario:

  1. Tienes razón en todo, hay que tener mucho cuidado cal momento de hacer las traducciones o interpretaciones. Por cierto con tu blog fué que me enteré que había una carrera (interpretación), yo pensaba que todos estudiaban eran lenguas modernas. :( Yo y mi ignorancia.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails