jueves, 12 de agosto de 2010

Una realidad embarazosa


Estos dos últimos domingos presentaron por Caracol TV un especial llamado Embarazo en adolescentes, una realidad embarazosa. El programa mostró la escalofriante realidad del aumento de embarazos adolescentes en Colombia, las causas, las consecuencias y qué piensa el estado frente a esta problemática.

El programa me pareció sencillamente espectacular porque lograron retratar de forma bastante acertada el marco en el que más se encuentra acrecentado este problema. Obviamente se centraron en los embarazos de adolescentes de estratos bajos y casi en condiciones de miseria, la población que más afectada se ve por este fenómeno y la que menos ayuda recibe del estado colombiano.

Toda la vida he sido defensora de la máxima: ayúdate a tí mismo que luego otro te ayudará; por eso no comparto la creencia de algunos en que el estado prácticamente nos tiene que sostener. Sin embargo, el espaldarazo que el estado colombiano, desde el Ministerio de Educación hasta el Ministerio de Salud, le ha dado a esta problemática (coincidiendo ellos en que es uno de los mayores problemas sociales que enfrenta Colombia hoy en día) nos deja pensativos.

Existen dos situaciones que una chica adolescente puede afrontar respecto al inicio de su vida sexual, y las consecuencias que esto puede traer.

La primera se enmarca en el siguiente perfil: la chica vive en condiciones de maltrato infantil, físico y psicológico, ya sea padre abusivo, o ausente, o madre abusiva. No tiene acceso a la educación, o si lo tiene, en su colegio no tiene orientación en materia de sexualidad. En esta situación tensionante, cualquier promesa o muestra de cariño bastan para que la chica decida irse de su casa con el primero que le prometa una situación diferente. Generalmente este salvador resulta ser un hombre mucho mayor que ella, alguien que sabe cómo manejarla, y se aprovecha de su inocencia.

Este marco se divide a su vez en dos situaciones. La primera es cuando las chicas quedan embarazadas porque ni ella ni su pareja se cuidan. En esta situación se vive una especie de chantaje emocional: el hombre, con machismo acérrimo, afirma que el cuidado es responsabilidad de la mujer y que "los condones son sólo para las prostitutas" (mostrando por ahí derecho las joyitas de hombres que se encuentran estas muchachas), y estas niñas, con tal de conservar a quien les dice palabras bonitas, las saca a pasear, les compra ropa, acceden a acostarse con ellos sin protección, a riesgo (y con seguridad) de un embarazo. La segunda situación hace referencia a las que voluntariamente deciden quedar embarazadas para "amarrar" al hombre que creen les da mejor vida que la anterior.Sin embargo, muy frecuentemente ambas situaciones se estrellan frente a una pared, puesto que los hombres tienden a ser pícaros y vividores que apenas se enteran de la irresponsabilidad que cometieron, salen con la excusa más típica: "ese hijo no es mío" y se van dejando a la futura madre en peores condiciones que al principio.

Una segunda situación es cuando las niñas aún viven en sus casas, sus hermanas mayores han quedado embarazadas, la situación familiar es tensa, entonces deciden quedar embarazadas para tener amor en sus vidas. Piensan que sus hijos les darán ese amor del que carecen y así podrán tener ese amor incondicional que tanto anhelan.

A pesar que la mejor educación que un ser humano puede recibir es en su hogar, en sus primeros años de vida, la vida de estas niñas está marcada por padres ausentes, abusivos o iletrados, a quienes les atemoriza o no tienen los elementos suficientes para hablar de sexo con sus hijos, dejándolos que experimenten por sí mismos o se eduquen a través de sus amigos, igual o aún más inexpertos que ellos.

Se esperaría entonces que estas niñas reciban una educación mínima en sexualidad en sus colegios, para de esta forma tener unas armas suficientes para tomar decisiones en lo que respecta su vida sexual. Sin embargo, en ningún colegio público colombiano existe una materia llamada educación sexual como tal. El reportero entrevistó a la señora Ministra de Educación de Colombia en lo que podríamos llamar un entrevistado que no tiene ni idea de cómo tratar la situación. No recuerdo el nombre de la señora, pero sencillamente no tenía ni idea de cómo impulsar este tipo de educación.

Aquí en Colombia se confunde clase catedrática con clase aburrida, con cháchara sin fondo y repetición de la repetidera. Una clase catedrática es una exposición donde se proporciona una cierta información para la reflexión y mejoramiento de una situación. Sin embargo, la señora Ministra de Educación, justificó que no creen en las clases catedráticas sino en la educación trasversal, es decir, que todas las materias se encarguen de aportarle algo al alumno sobre determinado tema.

Esta sería una situación ideal, pero nuestro sistema educativo es demasiado tradicional puesto que hace que el alumno dependa del profesor (a diferencia de otros sistemas educativos donde el profesor es una guía, y es el alumno quien se encarga de su propia educación) razón por la cual, una educación transversal es sencillamente ineficaz (como de hecho sucede actualmente). Me gustó mucho donde expusieron la parte en la que el Ministerio parece tener miedo (o pena) de hablar sobre sexualidad, puesto que nadie quiere hacerse cargo de un tema tan polémico y que, irónicamente, es una de las mayores causas de atraso en nuestro país. Esto demuestra que en Colombia la "mamasantonería" (léase: lo estoy haciendo pero no sé nada) es todavía algo muy común y si quieren comprobarlo, hagan un pequeño sondeo mental, nada más cuenten cuantos de sus familiares, amigos, compañeros de trabajo o conocidos son unas mansas palomas de boca para afuera, pero en ciertas situaciones se les derrama el exceso de represión y empiezan los problemas.

En Colombia no hay un programa establecido de educación sexual continua, dictado por expertos y dónde se proporcione un espacio para hablar abiertamente de temas que se consideran tabú. Tampoco hay una formación en valores y una formación íntegra que permita que las personas, en su propia casa, puedan guiar a sus hijos, hablarles sin miedo, y proporcionarles las herramientas para que ellos puedan tomar decisiones cuando se enfrenten a los inicios de su vida sexual. Todo esto trae como consecuencia un inicio de vida sexual traumática y que termina con bebes criando a otros bebes.

Uno se soprende de las injusticias de la vida, mujeres profesionales, con situación económica estable, que pueden mantener bien a un niño, no pueden quedar embarazadas, y estas niñas ¡con ver un calzoncillo tienen!

Hubo una parte del programa que me llamó mucho la atención por el giro que se le dió. Expusieron dos situaciones de cuando una adolescente quería iniciar "responsablemente" su vida sexual, es decir: quería planificar. La primera es con los métodos anticonceptivos caseros que, vaya usted a saber de dónde obtuvo, son ineficaces e irrisorios:

"El jugo de limón con alkaseltzer luego de tener relaciones hace que la mujer bote el esperma del hombre"
"Yo sé que quedé embarazada porque me tomé una coca cola con mejoral, y eso no es tan efectivo como el limón y el alkaseltzer"
"Esto usted se lo toma antes de tener relaciones y eso evita que quede embarazada: pone a hervir coca cola con siete aspirinas (tienen que ser siete porque si no, no funciona) y se lo toma, vera que no queda embarazada"

Así son varios los menjurjes raros que se inventan para evitar los (inevitables) embarazos.

La segunda situación es cuando la niña no cree en estos inventos y se decanta por pastillas o inyecciones. Entonces va a al centro de salud, pero le ponen las miles de trabas para que pueda obtener el método anticonceptivo (que aquí no es, que vaya allá, que traiga a sus papás, que eso no lo cubre el POS...etc) y claro, la muchacha con las ganas alborotadas, o peor aún, desesperada porque si no se acuesta con el novio, éste se le va con otra (joyitas) accede a acostarse sin protección y hola baby!

En este punto yo ya estaba pensando en programas de esterilización masiva o algo así, pero como eso va en contra de los "derechos humanos" y "principios religiosos"... entonces no se pudo (sigamos llenándonos de bebes que para eso hay mucho espacio).

Ojalá amplíen este especial y profundicen más en esta temática porque es increíble el aumento en las estadísticas de adolescentes embarazadas y lo que es peor, esto representa una carga física, emocional y económica para la sociedad de la cual muchos no tienen conciencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails