sábado, 30 de abril de 2011

Gran madrugón de compras

Después de hoy quiero ver quién dice que en Colombia somos pobres.

El jueves le pedí a mi mamá que me acompañara hoy sábado a comprar unas cosas que necesitaba y ella aceptó. Mi idea era ir a una cita médica a las 10am y luego ir a un centro comercial y comprar algunas cosas que necesitaba. Sin embargo, mi mamá leyó o escuchó que, puesto que se acerca el día de la madre, hoy Falabella iba a tener una jornada llamada el gran madrugón, desde las 6am hasta las 10am, con descuentos en casi toda la línea de hogar, ropa, zapatos y tecnologías. Mis hermanas se animaron y terminamos armando el plan.

El caso es que hoy nos levantamos a las 5am, nos organizamos y nos fuimos. Yo iba con desconfianza porque es la primera vez que me levanto tan temprano a comprar. Ya había escuchado antes de los madrugones, pero no estaba segura si eran buenos.

El caso es que llegamos a eso de las 6:20am y ya la tienda estaba llena, en especial la parte de zapatos. Yo logré encontrar unos tenis, mis hermanas otros pares de zapatos. Mi mamá no logró encontrar zapatos para ella. Luego fuimos a la sección de ropa y allá se despacharon a comprar. Los descuentos estaban relativamente buenos. Se podía encontrar ropa con descuento de hasta el 50%.

Yo me entretuve comprando una maleta que necesito y luego me fui para la parte de tecnologías donde también había descuento (del 10%, pero algo es algo). Luego me encontré con mi mamá y mis hermanas, pagamos y cuando íbamos saliendo escuchamos que el madrugón se extendía otra hora más.

La cantidad de gente que había era bastante impresionante, aunque claro, hoy es 30 de abril, ayer muchas empresas pagaron, así que fue el día más conveniente, pero esta promoción sólo regía para clientes con la tarjeta CMR de Falabella.

Me sorprendí mucho que un evento así tuviera tanta acogida en la ciudad. Yo juraba que aquí la gente no era como en otros países donde pasan la noche en la calle con tal de adquirir un producto (estoy pensando en los Black Friday de USA), y aunque no llegan a ese extremo, se puede decir que como buenos colombianos, nos dicen descuento y ahí estamos.

Fue bastante extraño eso de comprar en la mañana. Nos rindió bastante porque compramos varias cosas (elegidas con calma y a gusto de todas) aún nos sobró tiempo para desayunar y luego ir a mi cita médica. Sin embargo es cosa de una vez, porque el madrugón podrá tener muy buenos descuentos, pero el estado zombie con el que quedo después no tiene precio!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails