martes, 18 de mayo de 2010

¡Me encanta ser traductora!

El viernes de hace una semana empezó el Diploma en Herramientas para la Traducción, aunque fue apenas este viernes que hicimos la presentación formal.

Se supone que yo estudié Traducción porque no quería estudiar Licenciatura, pero hice un maravilloso descrubrimiento, los traductores podemos ser profesores y hasta mejores que los licenciados (sin ánimo de ofender, claro está).

¿Por qué digo esto? un traductor está preparado no sólo para dar una traducción exacta de una palabra, sino que analiza el contexto completo y se enfoca en la mejor forma de adaptar el texto, el licenciado es mucho más pedagógico y sólo asigna un sentido a cada palabra (esto en el plano lingüístico). En el plano "pedagógico", debido precisamente a esa carencia que nosotros tenemos, podemos planear las clases con una libertad mucho mayor, he visto que las clases de un traductor tienden a ser muy analíticas, mientras que un profesor se basa más que todo en que el alumno reciba la instrucción necesaria: que aprenda la lección.

Obviamente esto es lo que he vivido desde mi experiencia, quizás el círculo en el que me muevo es diferente y esto no es regla general para todos... por algo existen los licenciados y su labor es muy importante porque ellos pueden teorizar el aprendizaje desde la práctica con mucha mayor precisión de la que lo haría un traductor.

En fin, contaba esto porque en la presentación del Diploma hablamos sobre el perfil multifacético que puede tener un traductor: no sólo podemos traducir, sino interpretar (parte oral), compilar diccionarios y glosarios, memorias, ser terminólogos, asesores de lengua, creadores de material lingüístico (como juegos de charadas, material pedagógico etc), en fin, todo lo que tenga que ver con la comunicación multiligüe y monolingüe.

Mucha gente me dijo que de mi carrera no iba a vivir y que yo estudiaba nada más para pasar el rato (como no!) pero puedo decir con franqueza a mis futuros colegas que no coman de esos cuentos. Esas son palabras de ignorantes o de colegas frustrados y mediocres, porque como en toda profesión, nuestro triunfo depende de nuestro talento y de la forma como nos proyectemos.

En fin, no le tengan miedo a expresarse y a aprender y profundizar si les gusta el tema de la traducción. Es un mundo hermoso que nos pone a vivir en otro nivel: en el vaivén entre lenguas y culturas.

2 comentarios:

  1. He llegado a tu blog por casualidad :-)
    Yo también soy traductor y ofrezco servicios de traducción como freelance desde hace 6 años.
    Pienso que es un profesión poco valorada y poco reconocida.
    Cualquier que conoce dos legunas cree que puede traducir un texto..ser traductor es mucho más que traducir palabras, pero eso sólo lo sabemos nosotros, es nuestro pequeño secreto, ¿no crees?

    ResponderEliminar
  2. Pues sí!! te cuento que ese pequeño secreto me ha hecho pasar unos momentos geniales cuando algún cliente dice: "yo mejor le paso el texto a mi primo que vivió en Estados Unidos y me traduce gratis" y a la semana viene llorando, pagándome lo que yo le pida porque "no entiendo lo que mi primo escribió".... así ya son varios que vivieron en carne propia la importancia de contratar a un traductor profesional!!

    Un saludo muy grande desde Colombia :)

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails