viernes, 9 de julio de 2010

Baby season


Esta es la temporada de los bebes... hace unos meses vino una avalancha de noticias sobre embarazos de personas cercanas, tantos que me empecé a preguntar si no sería un complot para asustarme con todo lo que acarrea un estado de estos. El embarazo es una piñata... lleno de sorpresas.

En fin, una de mis primas ya tuvo el bebe (precioso por cierto) y su vida ha dado un giro impresionante. Ya no sólo son ella y su esposo, ahora hay un tercer integrante que requiere de mucha atención y cuidados, es una vida que depende de ellos y será una prueba a su carácter el reto de criar y educar a una personita, para que mañana más tarde sea un ser humano íntegro, con valores y preparado para afrontar los retos que la vida le depare.

No es un trabajo fácil y sinceramente no se lo envidio (pero como ya he dicho, yo todavía no me siento preparada para tener hijos... a duras penas puedo cuidar de mi misma!!) sin embargo, la llegada de ese bebe ha suscitado todo tipo de comportamientos que considero extraños, puesto que sin importar los contextos, el nacimiento de un ser humano es casi siempre motivo de alegría.

Ha recibido sus correspondientes felicitaciones y deseos de prosperidad, pero (en especial por el contexto social donde ella vive) no le han faltado las críticas, los comentarios malintencionados y la cruel envidia rondando por el aire.

Esta envidia se recrudece por parte de las mujeres amargadas que nunca pudieron tener hijos (o que por malos juicios se hicieron daño a si mismas quitándose la posibilidad de tenerlos) y se ve reflejado en los comentarios de lo que yo llamo ataque a la figura postparto :)

No faltan tampoco los comentarios malintencionados de ciertas figuras que aunque nunca en su vida han tenido hijos, y no conectan cerebro y boca (en especial porque el cerebro está en limited functions) lanzan consejos no pedidos y potencialmente peligrosos para la madre lactante.

También en los nacimientos, en especial en este, no faltan los familiares que salen a querer mostrar algo que nunca fueron. Nunca acompañaron a la nueva madre en el embarazo, pero apenas sale el bebe, se presentan como los triunfantes nuevos familiares preocupados por la criatura (o el que dirán de ellos con la criatura).

Este nacimiento también removió ciertos temas tabú sobre nacimientos, paternidades y mentiras... pero de eso no me consta nada todavía y no puedo hablar mucho que digamos (recuerden... la verdad ante todo!)

Es increíble ver como un evento que debería de estar lleno de alegría y emoción se puede empañar con sentimientos negativos. Espero que mis otros familiares en embarazo, mis amigas que están en embarazo y mis compañeras que están en embarazo no se vean afectadas (o por lo menos no en tan alta medida) por este tipo de malas influencias.

1 comentario:

  1. excelente el articulo, el nacimiento de un bebe es el futuro encarnado y com diria el Indio Duarte es un pedacito de carne hecho cancion, es una bendicion del cielo, ahora muchas persnas e incluso miembros de la misma familia no lo toman asi, sino solo van a visitar y conocer al bebecito para aprovechar una oportunidad mas para disfrazar su rencor y amargura....afortunadamente este comportamiento cuando se identifica a tiempo es ...tan esteril...como sembrar una mala semilla en tierra buena.....no respetan la incomodidad y el desgaste fisico tipico de un parto, para hacer criticas malintendicionadas, dando a entender que el manejo que se da al nuevo ser no esta siendo el mas adecuado, cuando la nueva mama hace el mejor y mayor de sus esfuerzos.....con amor pleno......

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails