sábado, 10 de julio de 2010

Lo que es la Ingr...atitud

Apenas hoy me vine a enterar que doña Ingrid Betancourt está pidiendo casi 6 millones de dólares (si no es que mis conversiones de moneda me engañan) alegando perjuicios por sus años de secuestro, la muerte de su papá, el dolor de su mamá, la agonía de sus hijos, los sueldos que no le pagaron, el estrés de perro y hasta el fin del mundo en el 2012!!

Yo sé que los colombianos tendemos a ser descarados a ratos, y hasta aprovechados... eso va en nuestra sangre y aquí casi que nos lo fomentan como un valor, con la frase "Sea vivo papá, sea vivo"... pero esta viveza nos va a costar a todos platica de nuestros bolsillos.

Vamos por partes, si ella quiere cobrar los sueldos que no le pagaron, perfecto. Tiene todo el derecho de reclamar su paga (eso creo) por "perjuicios laborales", aunque tengo entendido que ella firmó un documento explícito donde decía que ella se hacía responsable de su propia seguridad cuando se le ocurrió la genial idea de meterse allá al Caguán, hace ocho años.

De todas formas, eso no pasa de ser una rencilla Patrón-Trabajador y que lo arreglen ellos entre ellos. ¡Pero perjuicios por estrés, muerte hasta del loro y no sé que otros inventos, eso ya es el colmo!

Vuelve y juega: ella como política sabía que se exponía a eso, tal y como nosotros los simples mortales nos exponemos en que a la salida del trabajo nos atropelle un taxi o nos atraque un loco (y no por esa "falta de seguridad" vamos a demandar al gobierno... se reirían donde lo hiciéramos). Sin embargo, la señorita de cabezadura, porque no hay otra palabra (ahí la valentía brilló por su ausencia, y ese exceso de "nobleza y querer solventar el conflicto" fue la papanatada más grande en la que ella misma resultó perjudicada) decidió hacer caso omiso a lo que le decían las fuerzas policiales (que brutos y todo ellos saben lo que pasa allá en la selva y cómo se mueve la cosa en esos lados, además, tienen experiencia lidiando con la guerrilla) y se metió con la otra pelada. Allá las agarraron (pues, si se pusieron en bandeja de plata!) y las mantuvieron su buen cautivas su buen rato.

Luego viene el ejército, y en una operación de inteligencia (cuyo secreto público fue que la inteligencia no fue nuestra y fue una partida política muy bien planeada) que a pesar de todo estuvo muy bien ejecutada, porque au contraire de lo que acostumbramos a ver en nuestro propio Hollywood (léase, las noticias de las 7) se utilizó un mínimo de violencia para aprehender a los captores y liberar a los capturados.

En esa operación, en la que ella era la estrella del momento, por quien arriesgaron la vida tantas personas, en la que ella fue liberada, se vió una cara. Pero años después, repuestica y después de un paseíto por Europa, la señora decide que no, que ahora también le tienen que pagar!... no digo que sea ingratitud (aunque así pongo el título para que suene más pegajoso...) porque es deber del gobierno, militares y en general el pueblo colombiano garantizar la seguridad de sus integrantes, y pues, si hay secuestrados, deben hacer todo lo posible por sacarlos (sin importar si es la política de alto rango o el de malas que cayó en las pescas milagrosas), pero si me parece muy bajo de su parte cobrarnos a nosotros la estupidez de ella misma.

Ignorar una orden directa y desobedecer un consejo militar lo pagó ella misma con su secuestro y ojo, no estoy diciendo que fue bueno que la secuestraran, pero si me dicen no meta la mano que la pican las abejas, y yo meto la mano y me pican las abejas, ¿de quién es la culpa?

Por ahora no es una demanda legal, está en periodo de conciliación... y por lo que tengo entendido esas demandas tardan años en salir... esperemos que ahora no le vayan a hacer un speed up al caso por popularidad y terminemos de verdad pagando por la cortedad de mente de alguien.

1 comentario:

  1. Yo me enteré ayer y me parece el COLMO del descaro, lo único que falta es que le paguen todo lo que pide y en tiempo record.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails