lunes, 19 de abril de 2010

Jacobo

He tenido el blog muy descuidado, y tengo miles de cosas que contar (pero después), todas las vueltas que me ha tocado hacer me han quitado muchísimo tiempo, aunque ya estoy aquí y con un tema que hacía rato quería tocar.

Ayer hablaba con mis hermanas y llegamos al tema (por diézmilésima vez) de los compañeros locos de la universidad. Ella tiene uno en especial que se llama Jacobo y que es sui generis.

Jacobo tiene serios problemas al momento de establecer relaciones sociales. Para empezar, su apariencia no le ayuda en nada, es bajito, pelo engominado estilo años noventa, gafas fondo de botella, cero gracia y, aunque una personalidad atractiva minimizaría estas primeras impresiones, Jacobo carece por completo de ella... es más, es casi la antítesis de las relaciones sociales. El muchacho vive en su mundo paralelo, es relativamente introvertido, pero hay ciertos momentos en los que decide soltarse... y es el desastre.

Sus compañeros dicen que parece un fantasma, cuando menos lo esperan se les aparece por detrás y los asusta. Están hablando en el grupo que se reune después de clase y en algún momento alguien se percata de su presencia con un brinco espantado. Los compañeros se inquietan porque él no es en realidad bienvenido, pero no entiende que nadie lo quiere cerca.

En clase es fastidioso, es el niño "sabelotodo", hasta al profesor enoja con sus constantes intromisiones (comentarios implícitos o que nadie ha pedido)intenta hacerse el gracioso, el interesante, pero importuna con sus comentarios. Estas características generales, sumadas a unos cuantos rasgos específicos (vestimenta alborotada, tics nerviosos etc) hacen que sea el blanco de burlas de sus compañeros.

En todos los salones hay un Jacobo, unos mas abiertos, otros mas introvertidos, unos más excentricos, otros más extraños aún, pero todos comparten esos rasgos distintivos del compañero diferente. Recuerdo que en mi salón había uno del cual decían que un día iba a llegar a matarnos a todos, al estilo de la masacre de Columbine y aunque a mi siempre me cayó bien, mucha gente lo apartaba, y se lo gozaban por sus exentricidades.

La historia ha demostrado que este tipo de personas pueden volverse violentas con el tiempo... tenemos las masacres de las escuelas, los asesinos en serie y los que tanto nos gusta etiquetar como "resentidos sociales". No tengo la más mínima idea de porqué son así... esa explicación se la dejo a un psiquiatra... pero queda la duda (que se preguntan los amigos y compañeros de mi hermana) ¿Serían las clases lo mismo sin Jacobo?...

2 comentarios:

  1. El hecho de que nuestro "Jacobo" no se haya manifestado aún con la masacre, no quiere decir que no lo vaya a hacer...

    ResponderEliminar
  2. David, Kate, ¿quién es nuestro Jacobo? Tengo curiosidad... Yo sí soy muy mensa definitivamente, no sé si alguna vez caí en cuenta de quién era :(

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails