sábado, 13 de marzo de 2010

José

En mi larga experiencia de vida (no pues, la vieja) he conocido muchos tipos de hombres: hombres educados, hombres amables, hombres honestos, hombres demasiado afectados, hombres guaches, hombres desagradables, hombres lentos, hombres que actúan a la velocidad de la luz (en todo sentido ¬¬), hombres que quieren a sus parejas, hombres que maltratan a sus parejas.... en fin.

Todos esos hombres tienen una característica común: cuando la oportunidad se les presenta (así estén en algún tipo de relación) aprovechan y zas! mandan la mano, pero en general saben distinguir con quién se meten...

Tristemente, las infidelidades son algo común y corriente. Se dice la infidelidad existe porque una sola persona no llena todos los aspectos de nuestra vida (Ojo, no apoyo la infidelidad, sino que trato de darle una explicación lógica), sin embargo, hoy quiero hablar de una especie en particular de hombre que me llamó la atención por su forma de ver la vida y por las consecuencias que de ello se desprenden.

José es lo que se podría llamar un hombre físicamente atractivo, inteligente y encantador. Tiene carisma con las personas, sabe "llegarles", es buen, conversador, bailarín y es la compañía perfecta para una fiesta. La primera impresión que uno se hace es de un hombre sumamente agradable, pero al irlo conociendo se va revelando una faceta oculta que llama mucho la atención.

José tiene una novia a quién dice querer mucho, Juliet, una muchacha dulce, trabajadora y que lo quiere muchísimo. José también la quiere mucho, por eso para él ella es la prioridad..... en una larga lista de mujeres. Claro que Juliet no sabe nada de eso, para ella José es único y ella cree ser la única para él.

José ha sido infiel muchísimas más veces de lo que uno podría imaginar (Tiger Woods es un infante a su lado), pero lo más intrigante es que, según él, eso no es infidelidad, porque él sigue amando a su novia. Su justificación para dichos actos es que cada mujer es un mundo, una obra de arte y a él le gusta descubrir todo lo referente a cada una, apelando al "investigador" que lleva dentro. José ha estado con sus amigas de infancia, sus amigas de colegio, sus amigas de universidad, sus compañeras de trabajo, amigas de Juliet etc, pero no se sacia con una sola, a veces ha tenido dos y hasta tres mujeres al mismo tiempo... aunque sigue diciendo que su novia siempre está primero.

Ella es la mujer de su vida, según él, la más importante dentro de todas las otras. Sin embargo, para él las otras mujeres también son dignas de admiración, y como buen caballero se sumerge a explorarlas.

Durante mucho tiempo me intrigó este comportamiento, hasta llegué a pensar que de verdad existian hombres cuya admiración extrema por las mujeres podía llevarlos a comportarse como lo que nosotros denominaríamos "perros". Pero luego, cuando conocí a Juliet entendí todo. José no es un amante de las mujeres, no las admira ni se siente intrigado por ese mundo.
Él las odia, las odia a todas porque odia a su novia!

¿Y porqué odia José a su novia?, porque Juliet es una mujer dominante. Ella es quien manda en la relación, en todos los aspectos. Ella es la que tiene una estabilidad laboral y gana mucho dinero (mucho más que él), ella es la que tiene los bienes materiales, ella es la que más ha aportado para la casa que compraron "juntos", ella es la dueña del carro, ella es la que dice a dónde se van de vacaciones, ella es la que elige el lugar de rumba, ella es la que maneja su vida. Y el problema es que aunque a José le gusta este mundo, el mundo donde su novia lo mantiene, donde su novia es la responsable de todo, donde no tiene que preocuparse por dinero, vivienda ni muchos otros aspectos materiales, en este mundo donde sólo debe limitarse a ser buena pareja, no le gusta la castración a la que se ve sometido.

Porque el es latino, y aparte de eso, se crió en un ambiente donde la idea implícita es que los hombres son los que mandan, los que sostienen, los que trabajan. Aunque de boca para afuera se considere un amante del género femenino, aunque apoye a la mujer trabajadora, la mujer independiente (porque lo beneficia económicamente) internamente odia esa sensación de falta de poder. José nunca ha peleado con su novia, él siempre la complace en todo lo que ella dice, y para ella él es el hombre perfecto, el novio más amoroso, su futuro esposo, el padre de sus hijos. Llevan casi diez años de noviazgo perfecto y todos comentan que qué pareja tan hermosa, pero muy pocos conocen la otra cara de José y aún menos conocemos sus verdaderos motivos.

José busca en las otras mujeres esa sensación de poder que no tiene, que no puede tener, con su novia. El sabe que perder a Juliet es perder su seguro de vida, es perder su vida. Por eso debe dejar escapar ese odio interno con las otras. Su carisma y su inteligencia atraen a muchas, lo que le provee un buen pull de "desahogos".

José ha estado en trios (sin tocar al hombre por supuesto) por el simple hecho de obtener a la mujer, ha estado con sus alumnas, aún a riesgo de perder su empleo. Estuvo con dos amigas, dañó su amistad y aún así continuó visitando a una de ellas (ella se enamoró de él) luego se aburrió y dejándola de lado (sin tener en cuenta su sufrimiento) se fue detrás de una tercera amiga de ellas. Hasta ahora esta última no le presta atención y esto tiene a José en vilo ¿cómo una mujer no cae en su juego? ¿cómo que él no tiene poder sobre esta mujer?, ese es su reto, y hará lo posible por tenerla.

José sigue pensando que sería infidelidad si él estuviera con otra mujer para hacerle daño a su novia, en sus palabras "ojos que no ven, corazón que no siente". Sin embargo, no sabe que el daño que le está causando es el peor de todos. La está marcando, está jugando con su inocencia y su dignidad. La esposa de Tiger Woods se sentiría feliz de conocer a Juliet, porque en comparación, Tiger no hizo nada.

Y contra todo pronóstico siguen juntos y felices.

4 comentarios:

  1. Hay Dios increíble que haya en este mundo hombres como José, solo espero que la última mujer de la que hablas no caiga también en ese jueguito tan horrible!!!!! me encantó tu relatooo!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muy muy buena la historia, Kate. Es muy maluco sentirnos engañados por nuestra pareja, pero yo sí estoy de acuerdo con q "ojos q no ven, corazón q no siente": lo q pasa, es q me parece q José lo lleva al extremo, y yo lo considero apropiado es cuando, por ej, sucede cualquier desliz q no incluye sentimientos... ¿para qué dañar una relación buena q uno tenga por un beso o... algo más? No, uno no cuenta y ya; tampoco es q se vuelva costumbre pues.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, eso si es verdad... uno sólo y sin importancia... un desliz lo tiene cualquiera, pero ¿todo un harén? eso ya es ser demasiado descarado!! Saludos!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails