lunes, 1 de marzo de 2010

Los pseudo profesionales

No hay nada mejor en este mundo que gozarse a los pseudo profesionales, es decir, aquellos que creen que porque "estudian", "estudiaron" o "medio estudiaron" una carrera "prestigiosa", deben ser reconocidos por la sociedad, tienen el verdadero conocimiento y pueden realizar juicios de valor, cuando en realidad lo que hacen es dar diagnósticos erróneos, juzgar sin base y tratar de ocultar con pañitos de agua tibia (y la ilusión de un cartón) el desastre que es su vida.

En nuestra sociedad, tradicionalmente han existido tres carreras en las que, toda familia que se respete, debe tener un representante: el médico, el abogado y el cura (esta última ya está en desuso, pero se encuentran casos). Una vez, conversando con una ex vecina mía, una señora bastante mayor, me preguntaba que yo qué hacía; le conté que estudiaba Traducción (y quedó con cara de ??? a la cual ya estoy acostumbrada) en la Universidad de Antioquia. Esta es la universidad más prestigiosa de Antioquia, es la más antigua y académicamente la mejor, es como el tesoro regional. La señora ahí mismito me respondió "Ahh, es que esa es la mejor universidad, mi hijo médico y mi hijo abogado se graduaron de allá. Luego el último se graduó del seminario. Así pude tener en mi familia al médico, al abogado y al cura, ¿qué más podría pedirle a la vida?"

Esa tradición no se pierde en algunas familias, la mía por parte de papá no es la excepción. Claro que allá tiraron más bien para el campo de la salud... aunque debería decir, se tiraron el campo de la salud...

Resulta que, desafortunadamente, conozco personas que son el perfecto ejemplo de ese "pseudoprofesional" del que estaba hablando. Conozco a la pseudo médica, es decir, aquella que no tiene la más mínima idea de lo que es la medicina ("uy, es que tengo que ser médica si o si y desde el primer semestre me tienen que decir doctora"), que cree saber dar un diagnóstico (comer mucha sal en el embarazo hace que el bebe salga gago!!!) y que no tiene ni idea de lo que es tener la vida de un paciente en sus manos (paro aquí porque puedo herir susceptibilidades!!).

Conozco a ...mmm... bueno, conocidos conocidos, dos pseudo psicorientadores cuyas vidas no pueden ser más desatrosas: divorcios, abortos, malos matrimonios, pésimas relaciones familiares, desequilibrio personal y de ahí sígale aumentando. Y bueno, uno diría: "está bien, hay personas cuya vida no es fácil..." es verdad, pero es que este par de personajes tienen la osadía y el atrevimiento de juzgar a los demás!! es decir ambos personajes han hecho y deshecho en sus juventudes, se parrandearon (léase: se comieron)a media ciudad, acolitaron abortos (aunque en este punto no estoy totalmente en desacuerdo, pero ya lo explicaré después), se desesperaron por cumplir, según ellos, la meta de todo ser humano: casarse (imagínense, si esa era la meta de sus vidas!!)y tener hijos, uno pudo el otro no, entonces al uno los hijos casi se le salen de control y el otro vive amargado porque no tiene forma de "aparentar" ese otro aspecto de la vida... en fin... yo sé que estoy siendo vaga, pero es que no quiero dar señas que puedan revelar quienes son... aunque algunos de ustedes saben perfectamente bien a quienes me refiero. Lo más chistoso es que ahora, cuando han alcanzado un estado de "tranquilidad" juzgan a los demás (y lo digo porque lo he escuchado de ellos mismos) con comentarios como: "esa muchachita embarazada tan jovencita, que vergüenza", "vea, sale con el uno y el con el otro, es una prostituta" "jm, no le da ni pena ponerse esas fachas" "debería darle pena: embarazada sin casarse!"... y cosas así... cuando se supone que... debido a su pasado (y a su supuesta formación), no deberían estar juzgando, sino aconsejando y orientando.

Esos eran dos casos de pseudoprofesionales. También conozco a los profesionales inútiles, es decir, aquellos que fueron a una universidad, pero sólo ellos sabrán a qué fueron, y cómo se habrán graduado (si es que se graduaron...) y sólo se la pasan en la casa rascándose las.... orejas y siendo cargas para la sociedad.

¿Y que pasa con estos pesudo profesionales? que como no se toman en serio su profesión, no saben bien de ella, o simplemente les importa un comino, entonces no pueden orientar bien (por ejemplo, el pésimo abogado que casi nos deja sin nada), dan malos diagnósticos o soluciones médicas (una vez me mandaron ácido retinóico por el acné de la preadolesencia y la médica no me explicó como usarlo... terminé en urgencias porque casi me quemo la cara) o... en el menor de los casos, se exponen a la burla colectiva (el que tanto escoge... lo peorcito se lleva...).

1 comentario:

  1. exelente grillooooo!!!!!!! me gustó me gustó!!!!!! de esos hay por montonessss..... muahhhhhhh

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails